La flota decide imponerse férreos controles en la pesca de la anchoa

anchoas.jpgEl Pais.com. A las puertas de abrirse el próximo lunes la costera de la anchoa después cinco años de veda, los pescadores del Cantábrico han acordado imponerse a sí mismos unas férreas limitaciones en las capturas para preservar la supervivencia de dicha especie marina. Los barcos podrán pescar un máximo de 900 kilos de anchoa por tripulante a la semana, según fuentes del sector pesquero. Éste es uno de los principales acuerdos adoptados por el Consejo Consultivo Regional de Aguas Suboccidentales (CCRAS), reunido el pasado martes en las Azores.Los pescadores han convenido realizar una “gestión responsable” de la anchoa, dada la escasez de los recursos existentes en el Golfo de Vizcaya. El último informe de los científicos sobre la población de juveniles de anchoa, elaborado en el pasado otoño por el centro tecnológico de Investigación Marina y Alimentaria (Azti) concluye que el índice de la biomasa es un 33% más alto que en 2005, año en que la UE decretó la prohibición de pescar esta especie.

Tras considerar que se ha recuperado suficientemente, los ministros de Pesca de Los 27 decidieron en diciembre pasado reabrir el caladero. El sector pesquero tratará de ser lo más cuidadoso posible para no esquilmar los recursos. Para ello, se compromete a no pescar más de 900 kilos por arrantzale a la semana, con un límite de 5.000 kilos por embarcación.

Esta medida se cumplirá hasta el próximo 30 junio, debido a que para esa fecha la UE, bajo presidencia española, espera aprobar el plan de gestión de la anchoa. Los barcos franceses también podrían sumarse a los mencionados acuerdos.

Los pescadores también han aceptado someterse a controles diarios sobre el volumen diario de descargas en los puertos o sobre los barcos que transfieren el pescado a las lonjas.

La consejera de Pesca, Pilar Unzalu, advirtió ayer en una entrevista en ETB de que el Gobierno mantendrá una “especial sensibilidad” en las labores de inspección para que “no se pesque más de lo permitido” y “no entre otro producto bajo el nombre de anchoa del Cantábrico”.

La reunión del CCRAS en las Azores supone la continuidad de la celebrada a fines de enero pasado en San Sebastián, donde se ratificó el reparto de las cuotas de pesca: España podrá capturar un total de 5.500 toneladas durante la costera y Francia, otras 1.500 toneladas. La flota de cerco española podrá hacerse a la mar el lunes,mientras que los arrastreros franceses renuncian a faenar en marzo e iniciarán la pesca el 1 de junio.

La costera
– Las cuotas de pesca: De las 7.000 toneladas de anchoa que la UE permite pescar en el Golfo de Vizcaya, España se reserva un máximo de 5.500 toneladas y Francia otras 1.500 toneladas.

– Los plazos: La UE levantó la veda desde el pasado 1 de enero. Los barcos españoles podrán faenar entre el próximo lunes y el 31 de mayo. Los franceses lo harán desde el 1 de junio.

– Las restricciones: No podrán descargar más de 900 kilos por tripulante a la semana.
 

Escriba su comentario