La flota cántabra de cerco acepta restricciones y vuelve a faenar en aguas interiores vascas

mutriku03.jpgEl conflicto pesquero entre Euskadi y Cantabria acaba de escribir su último capítulo. Cuatro meses después de decretarse el veto en aguas interiores vascas a su flota de ‘cerco de cabezo’ -dedicada a la captura especies como sardinas o chicharros-, los barcos de la región montañesa han vuelto a faenar en la estrechísima franja costera. Un acuerdo a tres bandas entre los gobiernos de ambas comunidades autónomas y las cofradías ha permitido desbloquear la situación. La restricción del Ejecutivo de Vitoria formaba parte de un plan contra la sobreexplotación con el fin de proteger el litoral, zona de vital importancia en el alevinaje. Y no sólo afectaba a los buques de la comunidad vecina, sino que incluía la prohibición a los arrantzales de pescar a menos de 35 metros de profundidad.

Tras un vaivén de negociaciones, el gabinete Ibarretxe aceptó en septiembre flexibilizar sus limitaciones. El problema es que los afectados no aceptaron las siete licencias ofrecidas por «insuficientes». Habían transcurrido ya dos meses sin apenas avances cuando, según fuentes de los departamentos de Pesca de las dos administraciones, «el lunes 27» se llegó al fin a un consenso entre todas las partes implicadas. El acuerdo establece un considerable aumento de las autorizaciones -hasta 33-, con la condición de que sólo veinte de esos buques puedan acudir semanalmente de forma simultánea a la costa vasca.

Hasta diciembre

En principio, el pacto tiene fecha de caducidad -el 19 de diciembre-, aunque deja la puerta abierta a una ampliación hasta final de año. El próximo 1 de enero la flota de cerco cántabra ya no tendrá ningún tipo de restricción, en base al esquema de permisos basado en las recomendaciones de Azti-Tecnalia. En el segundo semestre de 2009 vuelven a establecerse recortes. A pesar del acuerdo, la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria no está satisfecha. «No queda otro remedio que aceptarlo y respetarlo. Pero el año que viene, veremos a ver», dice su presidente, Manuel Vinatea.

EL CORREO

Escriba su comentario