La Diputación de Gipuzkoa levanta el veto para la pesca al no encontrarse restos del mejillón cebra en los últimos análisis

La prohibición se levantará el 15 de este mes para la pesca del cangrejo señal Se solicitará a los aficionados a la pesca que limpien sus aparejos con agua y lejía

Vista_del_embalse_de_Lareo_en_Ataun_donde_se_han_2007080821404519xm1.jpg eitb

Un mes después de que la Diputación prohibiese la pesca en todos los pantanos y cotos de Gipuzkoa por temor a una expansión del mejillón cebra, el ente foral ha decidido levantar el veto para la pesca del cangrejo señal a partir del 15 de este mes en el río Leizarán.

Las últimas muestras tomadas han confirmado que no existe rastro del mejillón cebra. La Diputación tiene intención de que el fin de la prohibición sea extensible a todos los pantanos y cotos de la provincia pero al haber finalizado el grueso de la temporada esta medida solo afecta a la pesca del cangrejo señal que se extenderá hasta el 15 de octubre. Además, también se podrá pescar trucha en los cotos intensivos del río Leizarán y Araxes a partir del próximo mes.

El veto por parte de la Diputación se produjo el pasado 10 de agosto cuando ya se habían vendido numerosas licencias para la pesca de este tipo de cangrejo, cuya temporada se extiende de agosto hasta octubre. «Hemos perdido un mes de los dos que suele estar abierto así que no esperamos recuperar el número de licencias devueltas» explica Patxi Urruzuno, vicepresidente de la Federación de pesca de Gipuzkoa.

Para evitar la reproducción de larvas de mejillón cebra la Diputación, junto a la federación, tomarán una serie de medidas preventivas. La más importante solicitará a los aficionados a la pesca que limpien con agua y lejía sus aparejos antes de utilizarlos. El objetivo es aniquilar cualquier larva que pudiera habitar en ellos, sobre todo si previamente han sido utilizados en otra provincia.

A pesar de las medidas preventivas el mejillón cebra es una especie muy difícil de controlar y erradicar. Patxi Urruzuno cree que «peligro siempre existirá y así como ha colonizado otros países y comunidades tarde o temprano también lo hará aquí».

Todo queda en un susto

La aparición de larvas de mejillón cebra en el embalse de Lareo este verano levantó un gran revuelo en la sociedad y las instituciones guipuzcoanas. Allá por donde ha pasado esta especie ha causado estragos en la fauna fluvial e infraestructuras hidráulicas de cada zona y el temor a que en Gipuzkoa sucediese lo mismo ha provocado que se actuase «de maner precipitada y un poco a la ligera» según el vicepresidente de la federación de pesca, lo cual provocó cierta alarma social.

Para Urruzuno, hay que tomar medidas para que el mejillón cebra llegue «lo más tarde posible y en la menor cantidad posible» aunque afirma que «no nos libraremos de ello ya que su llegada es muy difícil de controlar».

Fuente. Diariovasco.com

Escriba su comentario