La crisis del sector ganadero

Esa es la pregunta del millón. En el momento actual la lógica económica nos dice que se avecinan subidas y caidas de los precios, por unas razones, ampliadas por lógica especulativa, ¿o no es así?

Todos estos años la tendencia en el mercado de vacuno de carne era que a partir de Enero los precios iban bajando, hasta llegar a unos mínimos en Julio, para recuperarse de golpe a finales de Agosto, manteniéndose buenos precios hasta otra vez Enero. Esta lógica tenía dos factores claves, la estacionalidad de la oferta por cuestiones “técnicas”, tales como los diferentes sistemas de explotación de nuestro país, debidos a cuestiones de suelo y clima, fundamentalmente. Por otro lado las variaciones de la demanda; en Verano bajaba mucho para recuperarse con la entrada de los niños en los colegios manteniéndose todo el Invierno, la demanda, en buenos niveles.

Este ciclo se movía, tenía irregularidades debidas a otros muchos factores, que alteraban el resultado, ya que ese sería el ciclo natural casi. Las importaciones y exportaciones y las crisis de vacas locas son fundamentales. Ambas cuestiones han modificado sustancialmente el mercado a la baja. Además de la política agraria.

Y en precios hundidos estábamos hasta el año pasado más o menos, al parece la política de eliminación de explotaciones estaba surgiendo efecto y la producción de vacuno europea había disminuido, unido eso a cuestiones sanitarias bien cercanas, Lengua Azul, más el cierre de exportaciones sudamericano, resultaba que llevábamos unos meses con relativos buenos precios, para lo que ha habido en el último decenio claro, ya que si miramos más atrás resulta que tenemos precios más bajos que en los 80 (contando los subsidios claro).

Eso hasta ayer por la mañana como quien dice.

Hoy hablo con mi madre y me comenta que la carne ha bajado, y la explicación que le ha dado un entendido es que debido al encarecimiento de los cereales y al conocido ciclo “natural” los cebaderos estaban manteniendo los terneros esperando que la carne subiera muchísimo por estas fechas, llevándolos encima cada vez a pesos más altos, y en cuanto la demanda o el insufrible gasto que eso supone han hecho mella resulta que la carne ahora está bajando. Y lo peor es que ante pequeñas bajadas todas las explotaciones se pongan a vender los terneros, con lo cual la caída de los precios sería aún mayor.

Y así obtenemos una crisis de tres pares de pelotas. Piensos por las nubes y carne por los suelos. Más cerca del infierno que del cielo. Esperemos que no suceda tal cosa, y que estas bajadas no pasen a más.

Pero cuidado amigos ¿qué pasaría si pasara lo mismo con el sector agrícola? Agricultores, cooperativas y almacenistas están reteniendo el cereal, ya que es la decisión en principio más racional, esperando que los precios sigan subiendo. Si el Gobierno desacelera el crecimiento de los precios mediante la importación de granos y los precios bajaran demasiado pudiera pasar que todo el mundo, por temor a perder ganancias, se pusiera a vender, y provocar una caída de los precios agrícolas. Pero bueno esta tesis es menos creíble, porque no hay cereal ni en España ni en el Mundo, así pues es probable que el precio de la cebada por ejemplo no baje tanto. Todo depende de la cantidad que el Estado importe o deje importar claro, que será lo que me imagino que haga, no sé, abrir el contigente o yo que sé, en Argentina creo que tienen precios más bajos que los de aquí, así que…

Esto es lo que hay, o bueno es a lo que yo he llegado. Mi pregunta es la siguiente, ¿de esta crisis en último término, quién es el responsable? ¿Los Estados negando un libre comercio mundial que supondría precios mundiales más o menos estables, ya que al aumentar el número de países la autorregulación sería aún mayor? y ya que eso es una utopía, el que exista un libre comercio mundial, ¿cómo actuar ante estos casos? Los desequilibrios en los mercados agrarios a causa del clima son chungos, pero éstos ¿pueden verse atenuados o aumentados por más medida de libre comercio o con menos medidas libre comercioç? La intuición me dice que a corto plazo probablemente medidas estatales de dirección pueden solucionar la crisis a corto plazo, pero a largo plazo aún creo que mayor libertad de los particulares para poder vender y comprar en todos los lugares de la tierra, con unas normas claras, aclarables y cumplidas por todo comerciante y con una verdadera igualdad de oportunidades, puede que suavizara tanto desequilibrio. Aunque tiene pinta de ser también una utopía, a ver si es que sólo es ideología…

En realidad la decisión más racional no es la crisis es diversificar las explotaciones. Quien sólo tiene un cebadero y se ha especializado tanto que sus gastos se reducen a un 40% piensos + 40% compra de animales + resto de varios y los ingresos 100% carne y que no ha recibido subvención alguna, pues es obvio que se va a ir a tomar por saco ya. Y muchos se estarán yendo. Otros que se han cobrado o se estén cobrando las jugosos subsidios derivados actualmente del desacoplamiento puede que se mantengan.

Y los ganaderos más listos tendrían que tener diversificados los negocios, los ATPs normales, presentes en todas las OPAs, en otras actividades agrarias, la agrícola sería una cosa de pta madre por cierto. Los no ATPs pequeños, los de la UPA y algunas COAGs seguirán siendo funcionarios, trabajadores por cuenta ajena, autónomos de otros negocios, etc. Los no ATPs grandes de ASAJA, GEA o 19 de Abril tendrán acciones en muchas otras sociedades mercantiles, así que por ellos malo, pero no tanto.

Fuente. Elagricultorenpeligro.com

Escriba su comentario