La crisis de la ganadería alavesa genera pérdida de empleo y de capacidad de abastecimiento

logoUAGAEl 60% de la carne que se consume en álava proviene de otras provincias o de la ue.

Desde la década de los 90 hasta la actualidad han desaparecido el 25% de las explotaciones ovinas y el 10% de las vacunas

En una sociedad como la actual en la que el sector servicios es el más valorado y el que más impulsa la economía, la agricultura y la ganadería quedan relegadas a un segundo plano. De hecho, los últimos datos proporcionados por la Unión de Agricultores y Ganaderos de Álava (UAGA) revelan que el sector primario pierde progresiva e inexorablemente peso específico en el territorio histórico y que, por ende, cada vez son más las importaciones necesarias para responder a la demanda de productos (carne y sus derivados, por ejemplo) que requiere la población. Todo ello provoca distorsiones importantes en el agro alavés, que ha perdido, desde la década de los años 90, el 10 % de las ganaderías dedicadas al vacuno de carne y el 25% de las de ganado ovino. Estos datos se traducen en la desaparición de cientos de puestos de trabajo y en la emigración de los habitantes de la zona rural a las ciudades para tratar de emplearse en la hostelería o la industria.

Mientras que la población alavesa y la demanda de productos cárnicos crecen, el territorio histórico está perdiendo su capacidad de autoabastecimiento. No en vano, el número de empresas dedicadas a la cría de ganado ha disminuido considerablemente y las que quedan son negocios de mediano o pequeño tamaño y de carácter familiar, fundamentalmente.

Con esta significativa disminución del sector ganadero, Álava debe buscar su abastecimiento más allá de sus fronteras. En ese sentido, los registros facilitados por el sindicato agroganadero indican que el 60% de la carne que se come en Álava es importada, tanto de otras provincias como de otros países, como Francia y Alemania. Y es que ni la carne se salva de la globalización. Ante esta situación, los ganaderos locales sólo pueden luchar con su mejor baza: la calidad de la producción que ofrecen al consumidor.

Con todo, Álava cuenta hoy en día con 118.500 cabezas de ganado. Un 66% de ellas se corresponde con ganado ovino y el 66% restante, con vacuno. Respecto a este último sector, se distingue porque la mayoría de la producción se dedica a la obtención de carne -la mayoría, el 75%-. El resto de las vacas se destina a la creación de productos lácteos.

Respecto al sector ovino -ovejas y cabras-, sólo el 23% de las reses se destina al engorde para carne. Mientras, el 77% se utiliza para producir leche, quesos y otros lácteos.

Por cuadrillas, Ayala tiene el mayor número de cabezas de vacuno, 11.800, seguida por Zuya, con 10.500. El resto de regiones del territorio cuenta con menos de 6.000 cabezas por comarca. Respecto al ovino, la situación se repite, con Ayala y Zuya a la cabeza, con un total de 37.900 cabezas entre las dos.

Ganadería extensiva Con respecto a las explotaciones ganaderas, existen 1.823 en toda la provincia. De ellas, 665 están en la Cuadrilla de Ayala. El procedimiento más habitual en estas empresas es la cría extensiva de los animales, gracias en parte a los pastizales y praderas de la provincia.

Estas mismas ganaderías son las que padecen en sus carnes la delicada situación del sector. Se enfrentan, entre otras cosas, a los elevados costes que devienen, en gran medida, por la obligación de sacrificar a las cabezas de ganado en mataderos autorizados y de referencia. En ese sentido, ante el cierre de los mataderos de Vitoria y Amurrio, los dos en 2005, los ganaderos de la provincia necesitan transportar su ganado a otras provincias, ya que el recinto que queda en Llodio no da abasto.

Además, con el encarecimiento del petróleo y de la gasolina, los costes de traslado de las cabezas de ganado y los de su comercialización se han incrementado hasta el punto de que las ganaderías de ternera ganan hoy un 23% menos por sus productos que hace 10 años, a pesar de que los precios han aumentado desde entonces.

A este hecho hay que sumar el uso de fertilizantes y abonos que, si bien aumentan la producción ganadera, suponen costes añadidos y una dependencia hacia las empresas distribuidoras. Además, los precios del cereal, y por ende, del pienso para el engorde, están aumentando debido a la creciente demanda por parte de países como EEUU para fabricar biocombustibles, un aumento de precio que se suma al resto de problemas que encuentran en el sector ganadero.

Vuelta a los inicios Pese a tales dificultades, o quizás por ellas, cada vez son más las empresas ganaderas que apuestan por volver a métodos tradicionales, aquéllos que implican pastos propios para alimentar al ganado y que apuestan por la cría con métodos más ecológicos, sin fertilizantes, piensos tratados ni procesos intensivos. Aunque la UE está subvencionando este tipo de iniciativas ecológicas, la UAGA considera que las ayudas no son una solución al problema.

En cualquier caso, al final de la cadena, en las carnicerías y las grandes superficies comerciales, es el consumidor el que elige. Una pequeña elección como qué tipo de carne comprar afecta al conjunto del sector ganadero alavés. Por eso, desde éste se considera “esencial” que el ciudadano de a pie tenga información sobre los productos cárnicos que compra.

Para ello, la UAGA ha editado, junto con la Federación Alavesa de Comercios y Servicios, ASELGAR, Slow Food Araba, y las ONG Fundación Paz y Solidaridad, Mugarik Gabe y Setem Hego Haizea, una guía que, bajo el nombre ¿Qué carne comemos?, mostrará a los alaveses el proceso que siguen las cabezas de ganado hasta llegar al plato.

Además, el folleto mostrará qué beneficios tiene la carne, qué productos cárnicos son los más saludables, cómo conservarlos y cuáles son las carnes más sostenibles de cara a la buena salud del primer sector alavés.

NOTICIAS DE ALAVA

2 Respuestas to “La crisis de la ganadería alavesa genera pérdida de empleo y de capacidad de abastecimiento”

  1. Sinrazon Says:

    Osea que Eroski y cia nos engañan. Deduccion, si Eroski querria podria comprar la carne producida en Eusakadi (como afirma la UAGA cada vez menor) y ayudar a los ganaderos con unos buenos precios de compra, que las estan pasando canutas. Pero no lo hacen y Eroski vende carne de fuera. Que cucos los de Eroski. Que cabrones los de Eroski. Luego van de vascos.

  2. Ganadera 2 - Carmen Says:

    Teneis toda la razon chicos, hay que contar la verdad sobre la demagogia de los Eroskis y cia.

Escriba su comentario