La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba ley agrícola

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó hoy por mayoría un ambicioso proyecto de ley que autoriza fondos para los programas agrícolas del país hasta 2012, pero afronta la amenaza de un veto presidencial.

Tras superar fuertes divisiones partidistas, los legisladores aprobaron, con 231 votos a favor y 191 en contra, un proyecto de ley de 286.000 millones de dólares, que incluye generosos subsidios para los productores de maíz y fríjol de soja, y otros agricultores.

Se trata del primer proyecto de ley agrícola aprobado por una cámara baja bajo dominio demócrata en una década.

La aprobación de la medida supone una importante victoria para los agricultores estadounidenses, que lograron la mayoría de sus propósitos y temían una reforma drástica de la distribución de fondos federales.

El debate previo a la votación reflejó la pugna entre quienes exigían el mantenimiento de los subsidios y quienes pedían más fondos para proyectos de conservación ambiental y programas de nutrición.

Entre las 31 enmiendas debatidas hoy, figuraba una del demócrata Charles Rangel, quien propuso la eliminación de ciertas restricciones bancarias relacionadas con los pagos de las autoridades cubanas para la compra de productos agrícolas en este país.

La enmienda también autorizaba transferencias directas entre los bancos de Cuba y Estados Unidos, y permitía la emisión de visas para que funcionarios cubanos pudiesen viajar a este país, como parte de sus negociaciones para realizar transacciones agrícolas.

Pero la enmienda de Rangel, que promueve la flexibilización del embargo de EE.UU. contra Cuba, fue derrotada en una votación de 245 contra 182 legisladores.

La mayor parte del proyecto de ley, unos 190.000 millones de dólares, estará destinada a programas de nutrición, incluyendo uno que ofrece cupones de alimentos para familias pobres.

La iniciativa también autoriza unos 42.000 millones de dólares para subsidios agrícolas, 29.000 millones de dólares para programas de desarrollo rural y programas energéticos, y unos 25.000 millones de dólares para programas de conservación.

La ley agrícola actual, puesta en marcha en 2002, vence el próximo 30 de septiembre, y la Casa Blanca ha dicho que el presidente George W. Bush vetará este proyecto de ley por considerarlo insuficiente.

El secretario de Agricultura de EE.UU., Mike Johanns, ha dicho que los legisladores deben aprovechar la ocasión para reformar el programa de subsidios agrícolas.

El proyecto de ley aprobado hoy tendrá que ser armonizado con el que salga del Senado, que tiene previsto debatirlo en septiembre próximo.

Fuente. periodistadigital.com

Escriba su comentario