La amenaza del lobo vuelve a los Picos

lobo.jpgLos cánidos mataron el pasado viernes a dos terneros en la majada de Las Fuentes y otros tantos en el puerto de Onís

 Los ganaderos, preocupados por el pronto inicio de los ataques

La amenaza del lobo vuelve al Parque Nacional de los Picos de Europa. Lo hace después de que el año pasado los daños en la cabaña ganadera provocados por el ataque de estos animales hubieran descendido notablemente hasta ocupar «el índice más bajo de las últimas décadas». En esta campaña, por contra, el lobo ya ha iniciado sus ataques en la vertiente asturiana del parque nacional y lo ha hecho mucho más temprano que de costumbre, lo que ha generado una importante alarma social entre los ganaderos que llevan a sus reses a las Montañas de Covadonga y que vaticinan una «difícil» temporada. EL COMERCIO DIGITAL

El lobo acabó el pasado viernes 26 de junio con la vida de dos terneros que pastaban en la majada de Las Fuentes, dentro del término municipal de Cangas de Onís, y a otros dos en el puerto de Onís. Los vecinos no avistaron hasta la fecha a ningún cánido en la zona, pero los animales dejaron su rastro tras sendas cacerías y para los ganaderos no hay duda de que se trata de una nueva hazaña de estos depredadores que, en los últimos quince años y según estudios ya publicados, han matado a más de 2.500 animales en este área protegida.

Hacia el mes de agosto

Lo que realmente alarma a los ganaderos afectados es, más que el número de reses muertas, el momento en el que se producen estos ataques. Tal y como explicaba ayer el regidor de pastos de la Montaña de Covadonga, José Antonio García Álvarez, en los últimos veranos -y a excepción del año pasado, cuando apenas se registraron daños por el lobo-, los cánidos empezaban a atacar a las cabezas de ganado vacuno «hacia el mes de agosto». Sin embargo, los cuatro terneros fueron devorados por el lobo el pasado viernes, antes de acabar el mes de junio. Este hecho es interpretado por los ganaderos de la zona como «una mala señal» porque, a su juicio, «podría significar que este año hay muchos más lobos y por lo tanto podrían ocasionar muchos daños en la cabaña ganadera».

Los ataques del lobo han sido una constante en los últimos años y una preocupación para los ganaderos, que han visto cómo este cánido está acabando con todos sus rebaños y poniendo en peligro la continuidad del pastoreo en este espacio protegido. Y eso, pese a que las estadísticas que baraja el Parque Nacional de los Picos de Europa son bastante halagüeñas porque de ellas se extrae que el total de animales muertos a manos de estos cánidos ha descendido hasta un 85% en los últimos años. Así, en 2003 los daños causados por los lobos acabaron con la vida de 400 cabezas de ganado, la cifra más alta registrada desde el año 1997, mientras que en 2006 no superaron las 59.

Para muchos ganaderos afectados esto son sólo números, ya que si se entra a analizar las estadísticas se observa que mientras que el descenso es muy significativo entre el ganado menor, el número de terneros muertos en los Picos de Europa ha ido incrementándose paulatinamente en los últimos ejercicios, confirmándose los miedos vaticinados por muchos ganaderos de la zona.

Para el sector, los continuos ataques del lobo en los rebaños de ovino motivaron la transformación del sector ganadero, volcado ahora mucho más en el ganado vacuno. Por ello, el lobo está comenzando a atacar a los terneros, lo que explicaría el incremento de daños en el ganado mayor registrado en los últimos años, y también el descenso en el número total de muertes, ya que los lobos no causan bajas con la misma facilidad en un rebaño de vacas que en uno de ovejas.

Escriba su comentario