Greenpeace pide al gobierno que paralice el proyecto de crear un cementerio nuclear ante la falta de consenso social

Ante el notorio fracaso del proyecto de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) de construir un cementerio nuclear centralizado para albergar los residuos radiactivos de alta actividad de todas las centrales nucleares españolas (instalación que ENRESA denomina Almacén Temporal Centralizado o ATC), Greenpeace pide al Gobierno que ponga en práctica sin más dilación la política del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al respecto de los residuos radiactivos, y que se basa en lograr un previo amplio consenso social en torno a esta cuestión.

greenpeace_logo.gif 

El Presidente del Gobierno, durante el Debate sobre el Estado de la Nación del año pasado en el Congreso de los Diputados, declaró: Y paralelamente también está el tema de los residuos, que exige, sin duda alguna, un amplio consenso social de organizaciones defensoras del medio ambiente, que exige el mayor consenso territorial posible y ojalá el mayor consenso político, porque, como muy bien sabe S.S., es un problema de hondo calado.

En lugar de trabajar para lograr ese amplio consenso social previo del que hablaba en el Congreso el Presidente del Gobierno, ENRESA inició el año pasado un proceso basado en alentar a los alcaldes de los municipios (para que se presentaran voluntarios a albergar el ATC en su término municipal) tentándolos con sustanciosas “compensaciones” económicas, por supuesto a base de dinero público, una estrategia que Greenpeace calificó de inmoral desde el primer momento.

Esa estrategia le funcionó a ENRESA al principio únicamente con el alcalde de Peque (Zamora), pero éste, pocos meses después, tuvo que anunciar que retiraba su candidatura al ATC, tras haber provocado el rechazo rotundo de sus vecinos y de los pueblos de toda la comarca y forzar declaraciones institucionales contrarias al proyecto por parte de diversas diputaciones provinciales y de la Junta de Castilla y León.

La estrategia de ENRESA de conseguir voluntades a base de dinero público y al margen de la ciudadanía ha fracasado estrepitosamente. El Gobierno debe entender que para lograr un amplio consenso social entorno al problema de los residuos radiactivos debe poner en marcha antes el prometido plan de cierre de las centrales nucleares, ha manifestado Carlos Bravo, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace.

Por todos estos motivos Greenpeace apoya la “XI Ciclomanifestación contra el Cementerio Nuclear” , organizada por la Coordinadora de Pueblos Odra-Pisuerga, que tendrá lugar el próximo domingo 19 de agosto, a las 11 horas, en Itero del Castillo (Burgos). El evento consistirá en una marcha ciclista antinuclear de 25 km de recorrido con inicio y término en esa localidad, marcha a la que se sumará un grupo de activistas de Greenpeace.

Un problema de marcado carácter social como es el de los residuos radiactivos no se puede resolver sin un previo consenso social y político por medio del cual se pueda tratar de consensuar, con garantías de éxito, entre todos los agentes interesados, incluyendo las organizaciones ecologistas, un acuerdo sobre el modo de gestión de los residuos nucleares.

A ese respecto, Greenpeace considera que el problema de la gestión de los residuos de alta actividad sólo se solucionará con un gran consenso social que únicamente podrá alcanzarse poniendo sobre la mesa previamente un calendario de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares, empezando por el cierre inmediato de la central de Garoña (Burgos).
Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario