Grandes industrias y terratenientes acaparan las ayudas agrícolas de la UE

logo_ehne.gifYolanda Urarte, presidenta de UAGA y de la ejecutiva de EHNE / GARA

La reina de Inglaterra, el grupo de lujo francés LVMH o gigantes del sector industrial agroalimentario son algunos de los principales beneficiarios de las ayudas agrícolas europeas. El pasado 30 de abril se levantó el secreto mejor guardado de la Unión Europea, que reveló que los principales receptores no son agricultores, y distan mucho necesitar esas ayudas para vivir o mantener el medio rural.

La Comisión Europea ha obligado a los estados miembros de la UE a publicar la lista de los beneficiarios de las ayudas agrícolas con el fin de reanudar el debate sobre el futuro de esta política, que supone el segundo mayor presupuesto comunitario con 55 mil millones de euros, lo que representa un 40% del presupuesto total. «Los contribuyentes europeos tienen el derecho a saber cómo se gasta su dinero», ha declarado la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel.

Sólo Alemania se resiste a esta publicación, y ha presentado recursos ante varios tribunales para denunciar un ataque a la protección de los datos personales. La Comisión le concedió un plazo de gracia de quince días, pero su intención es que se conozcan rápidamente también a los beneficiarios alemanes de las subvenciones.

La Política Agraria Comunitaria (PAC) se reformará de nuevo en 2013. «Con la publicación de estas listas, esperamos llegar a establecer un sistema más equilibrado, una política que permita a los pequeños agricultores vivir», afirma Michael Mann, portavoz de la comisaria de Agricultura, pero el reparto que reflejan los datos desvelados ahora no va por ese camino.

Los millonarios

Una parte significativa de las ayudas es percibida por un reducido número de empresas, «los millonarios de la PAC», que perciben sumas superiores a un millón de euros. El año pasado fueron 710 en toda la UE, que recibieron 3.200 millones de euros en total, concentrando casi el 10% del conjunto de las subvenciones que ha podidos analizar la organización ‘Farmsubsidy.org’, que trabaja por la transparencia de las ayudas agrícolas comunitarias. Es decir, casi 36.000 millones de euros de los 55.000 millones totales.

La mayor parte de estos 710 millonarios se hallan en Italia (180), el Estado español (165) y el Estado francés (142). Entre los diez primeros puestos, figuran dos empresas italianas, dos francesas, una irlandesa, una holandesa y una belga

En Euskal Herria, industrias

También los gastos de Hego Euskal Herria han salido a la luz. A los cuatro territorios llegaron el año pasado 144 millones de euros, frente a los 160 de 2007. Entre 2003 y 2008 llegaron de la UE 1.079,6 millones. De los 33.091 perceptores de ayudas comunitarias de Hego Euskal Herria del año pasado, más de la mitad se encuentran en Nafarroa. Los siete mayores son también de este territorio y entre quienes más dinero reciben abundan las industrias transformadoras y alimentarias.

Pero el principal receptor vasco del año pasado fue la Hacienda del Gobierno navarro, con 11,2 millones de euros, seguido de la cooperativa Agralco, transformadora de subproductos de la elaboración de vino para la producción de alcohol (4 millones). Le siguen la cooperativa A.N., dedicada a la producción de semillas, trigo y coliflor (2 millones) y Ultracongelados Virto, con 1,8 millones. En Gipuzkoa lidera la lista de beneficiarios Piensos Bastida (870.272 euros), seguida del grupo Domecq Wines (463.696 euros). En Bizkaia la principal receptora es Tecnogroumet, industria dedicada a la elaboración de platos preparados de quinta gama (512.808 euros). En segundo lugar, se sitúa Finca La Palma, que combina la explotación agraria y forestal con la actividad inmobiliaria relacionada con fincas rústicas (406.071 euros) y en tercer lugar, la cooperativa Garaia, productora de frutas, hortalizas y plantas ornamentales (148.000 euros). En Araba, lidera la lista la cooperativa de producción de patata Udapa, con 374.134 euros, seguida de la multinacional Pepsico, propietaria de Kas (284.433), y Bodegas Victorianas (242.693), del grupo Faustino. El Estado francés es el principal receptor de ayudas a la agricultura desde la UE y la sorpresa al desvelarse a quién se han destinado es que ningún agricultor figura entre los 24 beneficiarios de las mayores ayudas, las superiores a cinco millones de euros. Se encuentra en cambio al grupo de productos de lujo LVMH, (Louis Vuitton Moet Henessy) que recibe apoyos para su coñac y sus industrias agroalimentarias. Los agricultores compartieron 9,5 de los 10.300 millones de ayudas asignados al Estado francés, lo que representa por término medio 20.000 euros por cabeza y al año, menos de 2.000 euros al mes. El grupo de industria avícola Doux es el líder de las ayudas de la PAC, con un importe percibido de alrededor 63 millones de euros. Doux, que exporta pollos a todo el mundo, justificó recibir tantas subvenciones afirmando que se trataba de ayudas a la exportación, tanto más elevadas en cuanto que es líder europeo de su sector en ventas al exterior.

Estas ayudas consisten en un mecanismo para compensar la diferencia entre el precio de los exportadores europeos, más elevado, y el de los precios mundiales, más bajo.

Azucareras y destilerías

Las industrias azucareras (Saint Louis Azúcar, Tereos, Eurosugar, Azúcares y productos, y en los DU, Azucarera de Reunión, Gardel, Azucarera de Bois Rouge) también recibieron importantes ayudas, por importes incluidos entre 8 y más de 50 millones de euros.

Ante estos gigantes del sector agroalimentario, los agricultores, que son los más numerosos, percibieron ayudas mucho más pequeñas. En total 487.177 beneficiarios han recibido ayudas de la PAC, pero los 24 más importantes percibieron sumas superiores a cinco millones de euros. Tres asociaciones caritativas, que distribuyen comidas y de la comida a personas pobres también percibieron importes importantes: la Federación de Bancos Alimentarios (22,5 millones de euros), la Ayuda Popular (15,5 millones) y los Restaurantes del Corazón (13,7 millones).

En el Estado español las grandes industrias acaparan la mayor parte de las ayudas. Azucareras, destilerías y grandes bodegas son las principales receptoras, junto a algunas administraciones públicas.

El apartado dedicado al Estado español en el informe que ha publicado farmsubsidy.org sobre las ayudas agrícolas está encabezado, de forma significativa, por sendas imágenes de «La Maja Desnuda» y «La Maja Vestida», las pinturas de Goya que se suponen representan a la 13ª duquesa de Alba. De esta forma, ponen de relieve a quién se dirigen estas ayudas, ya que la actual duquesa de Alba y su familia es una de las principales beneficiarias.

Según farmsubsidy.org, la cuantía media de las ayudas en el Estado español es de 4.982 euros por explotación, una media que oculta tremendas diferencias, ya que tres cuartas partes de los agricultores reciben menos de esa cantidad.

A la vez, menos del 1% de los beneficiarios de las subvenciones recibe más de 50.000 euros. Los diez mayores beneficiarios reciben el 61% del dinero. Las 7.000 mayores explotaciones se quedan con el 22% del gasto en ayudas al sector español.

La mayor receptora de ayudas en 2008 fue la empresa Azucareras Reunidas de Jaén, con 32 millones de euros, seguida de Alcoholes de Tomelloso, con 15,2 millones e Industrias Lácteas Asturianas, con 15 millones. Alvinesa Alcoholera Vinícola (13,2 millones), Alcoholes y Vinos (12,7), Corporación Alimentaria Peñasanta (12) son las siguientes. Tras ellas se sitúan las administraciones de Galicia, Aragón, La Rioja y Nafarroa, y sigue la lista con más alcoholeras, azucareras y grandes bodegas. No aparece ningún agricultor en los primeros 25 puestos.

Además, este organismo denuncia el secretismo que durante mucho tiempo ha mantenido la administración respecto a estos datos. A su juicio, el sistema español presenta «pagos muy fragmentados, presentados con errores y carencias importantes, resultado de tácticas burocráticas deliberadas para evitar la transparencia y un análisis e investigación públicos».

Secretismo

Cuando este organismo se ha dirigido a las administraciones para pedir información o no ha obtenido respuesta o su solicitud ha sido rechazada, como ha sido el caso del Departamento de Agricultura del Gobierno de Lakua. En Gran Bretaña, la UE distribuyó un total de 2.674 millones de libras de estas subvenciones agrícolas europeas el año pasado. La reina Isabel de Inglaterra, una de las mujeres más ricas del país, con una fortuna calculada en 270 millones de libras, percibió 473.583,31 libras (530.000 euros) por la «granja de Sandringham», según las cifras del Ministerio de Agricultura británico. El príncipe Charles, su hijo mayor, recibió un total de 181.485,54 libras por el ducado de Cornouailles y la explotación que tiene allí.

Nestlé y Tate &Lyle

Con todo, no es la monarca la principal beneficiaria pero tampoco los agricultores. Los grupos industriales Nestlé y Tate & Lyle perciben respectivamente 1.018.459, 69 y 965.796,78 libras. El duque de Westminster, tercera persona más rica de Gran Bretaña con una fortuna de 6.500 millones de libras, se benefició, por su parte, en 2008 de 486.534,15 libras.

Italia vuelve a liderar el palmarés de 2008 en cuanto a las mayores sumas concedidas individualmente. Tres empresas italianas están a la cabeza: dos grupos azucareros -el número uno del sector en el país Italia Zuccheri (139,8 millones de euros) y su competidor Eridania Sadam (125,3 millones de euros)- además del banco ICBPI, con cerca de 96 millones.

En Alemania, cuando en setiembre de 2008 se dieron a conocer algunos de los beneficiarios, la información provocó una conmoción al saberse que entre ellos figuraban clubes de equitación y de esquí, así como el magnate de la industria de automoción, Wolgang Porsche.

«Las ayudas deben servir para mantener vivo el medio rural»
Desde la ejecutiva del sindicato EHNE, Yolanda Urarte, a su vez presidenta de UAGA, critica que aunque se supone que la Política Agraria Comunitaria está diseñada para el sector agrario, la gran mayoría de las ayudas se las llevan personas ajenas al mismo. «Defendemos que las ayudas tienen que ser para personas que vivan, trabajen y cuiden la tierra, no para personas que en muchos casos no saben ni dónde tienen las tierras ni conocen el trabajo que se realiza. No ven la tierra como un medio que se debe dejar en buenas condiciones a los que vendrán detrás sino como un medio productivo que no genera vida en el medio rural». Urarte insiste en que las ayudas de la PAC tienen que ser para el sector y para mantener la vida en el medio rural. P.R.A.
 

Escriba su comentario