Golpe de timón en la Política Pesquera Comunitaria

barcos_3.jpgDEIA – EL PRINCIPAL OBJETIVO DE BRUSELAS ES ACABAR CON LA SOBREPESCA Y EL AGOTAMIENTO DE LOS STOCKS

La Comisión Europea prepara una importante reforma de la Política Pesquera Común de la Unión Europea al objeto de lograr la sostenibilidad de las pesquerías que desarrolla la flota comunitaria garantizando el futuro de las poblaciones de peces. Con este objetivo, Bruselas pretende finalizar con la sobrepesca y el agotamiento de los stocks. Según la propia CE, dos terceras partes de las poblaciones del Atlántico Norte sufren sobrepesca. La reforma presentada por la Comisaria de Pesca María Damanaki, contempla una gestión científica descentralizada de las pesquerías. “Si acertamos con esta reforma, los pescadores y las comunidades costeras saldrán beneficiados a la larga y todos los europeos tendrán un mayor surtido de pescado fresco, tanto silvestre como de explotación acuícola”, asegura Damanaki.

Bruselas pretende situar todas las poblaciones de pesca en niveles sostenibles para el 2015. En este sentido, se adoptará un planteamiento ecosistémico en todas las pesquerías con planes de gestión a largo plazo basados en los dictámenes científicos. La Comisión Europea trata de eliminar los descartes (capturas accesorias que son arrojadas al mar) por considerarlo un “despilfarro de recursos alimentarios” que además provoca pérdidas económicas. Así, los pescadores estarán obligados a desembarcar todo el pescado capturado. En la actualidad la flota europea arroja al mar un 23% del total de capturas.

CUOTAS Las reformas para la Política Pesquera Común plantean un sistema de cuotas de pesca transferibles para buques de más de doce metros de eslora. Las concesiones distribuidas por los Estados miembros concederán al propietario el derecho a participar en las oportunidades de pesca nacionales de cada año. Los operadores podrán arrendar o comercializar sus participaciones, lo que a juicio de la Comisión Europea, “proporcionará al sector pesquero una perspectiva a largo plazo y mayor flexibilidad y responsabilidad al tiempo que reducirá el exceso de capacidad”. La ayuda financiera que conceda en el futuro la Comisión Europea estará centrada en la ecología, innovación, desarrollo costero, ciencia e investigación y se suspenderán las ayudas a las flotas que mantengan estructuras no sostenibles. “No habrá dinero público para quienes incumplan la normativa comunitaria” advierten desde Bruselas. Asimismo, no se contemplan ayudas para la paralización definitiva de buques al considerar que las arcas comunitarias ya han destinado grandes cantidades de dinero a la eliminación de flota. Un informe especial realizado por el Tribunal de Cuentas europeo para analizar si las medidas de la UE han contribuido a adaptar la capacidad de las flotas pesqueras a las posibilidades de pesca, concluye que el exceso de capacidad de flota continúa siendo uno de los principales motivos por los que la PCP no ha logrado garantizar una actividad pesquera sostenible.

Durante la discusión de la propuesta para el Fondo europeo de Pesca y Asuntos Marítimos (EMFF) en la comisión de pesca del Parlamento Europeo, el ponente del Parlamento para dicho reglamento, el parlamentario francés Alain Cadec, defendió que la UE “debe tener en cuenta la protección social de los pescadores” y que la propuesta realizada por la Comisión “pone fin a las ayudas a la pesca”. Alain Cadec declaró que se oponía a firmar “el fin de la pesca en Europa” argumentando que la Comisión Europea está «subordinando la Política de Pesca Común a medidas medioambientales dogmáticas».

Respecto a los acuerdos de pesca bilaterales con países terceros no pertenecientes a la UE, Bruselas fomentará “la sostenibilidad, la buena gobernanza y los principios de democracia, derechos humanos y el Estado de derecho”. En este sentido, los buques comunitarios se han visto obligados a abandonar las aguas de Marruecos y Gabón al no haberse alcanzado un acuerdo para renovar los protocolos de pesca.

FLOTA DE BAJURA Algunos de los planteamientos realizados desde la Comisión de Pesca han causado preocupación entre los responsables de las cofradías de bajura. La consideración de flota artesanal para sólo aquellos barcos cuya eslora no supere los doce metros, podría privar de ayudas a muchos de los buques de la flota vasca de bajura. “Pedimos un cambio de la definición de flota artesanal frente a la industrial. Se debería incluir a las flotas que tengan descartes cercanos a cero con una eslora inferior a treinta metros” aseguran desde las cofradías de Bizkaia. “Bruselas tiene que tener en cuenta a las poblaciones dependientes de la pesca y apoyar con fondos la diversificación de su actividad para que estos municipios no se conviertan en poblaciones dormitorio”.

Otro de los aspectos que preocupa a la bajura vizcaina es la desaparición de las ayudas a las paralizaciones definitivas a partir de 2014. “Faltan cuotas de pesca para los barcos actuales y tenemos la experiencia de la incapacidad de nuestra administración para obtener de otros países mayores posibilidades de pesca. Consideramos fundamental gestionar una salida ordenada de todos aquellos barcos que carecen de cuota de pesca suficiente durante un plazo de tiempo que se pueda fijar de antemano y con el apoyo financiero que ha habido hasta la fecha”.

El sector apuesta por mantener la normativa que prohibe a flotas de otros países acceder dentro de los doce millas de otros estados. Uno de los principales problemas radica en la feroz competencia que suponen las importaciones de pescado. Así, las cofradías consideran necesaria la identificación adecuada del pescado. “Vamos a pensar que la intención de la Comisión es priorizar la valorización del pescado capturado por la flota europea”.

Escriba su comentario