Ganaderos con daños y perjuicios

fletxa.gifLNEAsturias. Las tres asociaciones que nacieron para luchar por un pago «justo» de los destrozos de animales salvajes se unen contra la Administración para denunciar una situación «insostenible»

Los agricultores y ganaderos afectados por los daños causados en sus propiedades por las especies cinegéticas no pueden más. Los afectados aseguran que las indemnizaciones de la Administración regional y de las asociaciones de cazadores que gestionan los cotos de caza no les cubren para reparar los daños y, encima, según denuncian, en muchas ocasiones esos pagos nunca llegan.

Para luchar por unos pagos «justos», los ganaderos afectados por los ataques de las especies cinegéticas han fundado una nueva asociación, la tercera en Asturias con este fin. Bajo el nombre de Asproar 33 (con sede en Langreo), este nuevo colectivo intentará buscar apoyos en el resto de asociaciones que ya hay en la región y que nacieron con el mismo objetivo: Asgall (Asociación de Ganaderos Afectados por el Lobo en Lena) y Apgoa ( Asociación de Pastores y Ganaderos del Oriente de Asturias). Los tres colectivos tienen un frente abierto contra la Administración, a la que culpan del «descontrol en los pagos y la superpoblación de especies salvajes» y solicitan que se lleven a cabo más cacerías para mermar las poblaciones de jabalíes y lobos, principalmente. Dicen los ganaderos que «lo de los jabalíes y los lobos es una plaga».

Víctor Coto es el presidente de Asprogar 33, que ya cuenta con 60 socios desde que se fundó hace poco más de tres meses, y explica que los ganaderos como él «no somos ningunos revoltosos ni resentidos, pero queremos poder vivir del campo como hemos hecho siempre y así no podemos». Coto augura que si no se mejora el sistema de pagos y se garantiza que el dinero llegue a los afectados, «la vida en el campo está abocada a acabarse en pocos años». Coto pone un ejemplo simple para dar una idea clara del precio de vivir en el campo: «Si vamos a tener que comprar hasta los huevos porque las especies cinegéticas nos devoran las gallinas, entonces ¿qué ventajas tiene el que vive en la zona rural?».

La primera reclamación que Asprogar 33 plantea sobre la mesa es saber «de quién son los animales salvajes». «Si son de la Administración, ¿por qué no son ellos los que asumen los pagos al afectado?», reclama Cueto, que afirma que el sistema asturiano de derivar al cazador el pago de los daños de jabalíes y corzos «no está funcionando porque los cazadores muchas veces no se hacen cargo de los daños y, además, las cifras de los baremos son irrisorias».

Aunque con matices, Asgall y Apgoa defienden lo mismo. Chus García es uno de los 65 miembros de Asgall (fundada en 2002) y asegura que «la mayoría de las veces los ganaderos no cobramos los daños». Explica que la Administración, que es la que gestiona y abona los daños por ataques del lobo, «intenta por todos los medios esquivar el daño, dicen que los animales mueren por ataques de perros salvajes, cuando jamás nadie ha visto uno por aquí. Saben de sobra que son los lobos los que atacan, pero si falta el cadáver o no hay muchas huellas, entonces, no nos pagan», asegura. En otro punto en el que coinciden las asociaciones de afectados es en defender la presencia de los animales salvajes en el monte, «pero en su justa medida, tiene que haber un equilibrio», afirma el vicepresidente de Apgoa, Ángel García, que también reclama otro sistema de pagos. «Los cotos sólo pagan a sus amigos o cuando les viene en gana. Estamos abandonados por la Administración».

Ahora, y tras un intento fallido llevado a cabo hace años para hacer un frente común, la revuelta entre las gentes del campo vuelve a rebrotar en busca de que alguien les garantice que cobrarán por sus daños, «sin ganar ni perder dinero», asegura Víctor Coto.

 

2 Respuestas to “Ganaderos con daños y perjuicios”

  1. Jesús. Says:

    Soy un ganadero del oocidente de Asturias (Boal). Aquí todos tenemos el mismo probloema que vosotros y a mi personalmente me gustaría comunicarme con vosotros para saber como funciona vuestra asociación. ¿Podríasis envirame un número de teléfono o una página con la que poder contactar directamente con vosotros? Mi correo es : “martinez8613@hotmail.com”

  2. Mauricio Says:

    23/02/2010
    Asturias

    Los cazadores critican la «picaresca» de los agricultores y el «pasotismo» del Principado

    «Las sociedades de cazadores no se niegan en ningún momento a pagar los daños, de acuerdo con el precio de mercado y el baremo existente. Otra cosa diferente es que estemos totalmente de acuerdo con los baremos actuales y la forma de calcular los daños. Los cazadores no se niegan a pagar los daños en su justo precio», señaló en Arriondas José Manuel Rancaño Flórez, presidente de la Asociación de Empresas Cinegéticas del Principado de Asturias (Asocipas).

    «Los que están hundiendo económicamente a las sociedades de cazadores asturianas son una minoría de agricultores, que utilizan la picaresca. Ahora han descubierto otra subvención mas, la conocida como del jabalí, sembrando maíz y fabes, plantando frutales en lugares inadecuados para que los animales los coman y así tener otra fuente de ingresos, que en la mayoría de los casos no lo valen», explicó el dirigente parragués. «Nosotros, desde la asociación, estamos luchando ante estos hechos, contra el pasotismo de la Administración del Principado para que, ponga fin a ese enfrentamiento entre los dos sectores implicados y el supuesto enriquecimiento ilícito por parte de los “cazasubvenciones profesionales”, en lo que hay un número bastante importe de jubilados, prejubilados y otras personas, cuyos ingresos provienen de otras actividades», manifestó Rancaño Flórez.

    Según el máximo responsable de Asocipas, la solución al problema entre cazadores y agricultores vendría dada por la aplicación de «un reglamento igual al que está en vigor en muchas de la comunidades autónomas de este país, que tan buen resultado esta dando y donde, tanto el agricultor como los cazadores, tengan unos derechos y unas obligaciones definidas y coordinadas entre sí, porque, queramos o no, ambos colectivos estamos condenados a entendernos», aseveró. Asimismo, los cazadores asturianos aglutinados en Asocipas insisten, una vez más, en la necesidad de que la actividad de la caza «dependa directamente de la Consejería de Medio Rural» y no «de algo que es tan insignificante que no llega a tres cuartos, o sea, Medio Ambiente. Hacemos esta afirmación después de que los responsables de la Dirección General de Recursos Naturales y Vida Silvestre afirmaran que en la hipotética negociación sólo participarían los sindicatos agrarios mayoritarios (UCA y COAG)», señaló Rancaño.

    Por último, exigió una mayor agilidad del reglamento de daños, cuyo borrador lleva dos años guardado en algún cajón de la consejería, pues, según recuerda Rancaño, se le planteó una pregunta sobre ese asunto a la viceconsejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, en una reunión del Consejo Regional de Caza. La Viceconsejera afirmó que están trabajando en el tema, pero, dicho sea de paso, ni cazadores ni ganaderos nos lo creemos. A los hechos me remito», sentenció el presidente de Asocipas.

Escriba su comentario