GALICIA. Los mastines ahuyentan al lobo en Irixo

XANGAL.jpgLa presencia de perros mastines en una explotación extensiva de vaca cachena en Irixo ha conseguido ahuyentar a los lobos, que habían matado los dos primeros terneros que nacieron en el comunal propiedad de tres pueblos.

Los ganaderos de una explotación extensiva de vaca cachena en O Irixo respiran tranquilos desde que el grupo de acción ecologista Outeiro les entregó una pareja de mastines para prevenir el ataque de los lobos. Hace aproximadamente dos años que los comuneros de Ponte Irixo, Vila e Irixo Darriba decidieron sacarle rendimiento económico a su monte. Aprovechando subvenciones de la Administración procedieron primeramente a limpiarlo y, seguidamente, con cargo a sus propios fondos, compraron las primeras doce reses destinadas a la producción de carne.

Todo iba bien, hasta que un mal día los lobos devoraron los dos primeros terneros nacidos en el monte, pese al cierre de alambre que rodea el perímetro de la explotación, que tiene en torno a 60 hectáreas de superficie.

Así fue como la asociación de comuneros se dirigió a Outeiro, en Carballiño, que es el colectivo contratado por la Asociación de Criadores de Ovino y Caprino de Galicia, Ovica, para realizar la selección y posterior distribución de los perros. El Plan de Xestión do Lobo de la Consellería de Medio Ambiente financia este proyecto desarrollado mediante un convenio con Ovica.

La pareja de mastines que convive desde entonces con las vacas ha puesto fin al ataque de los depredadores. Los perros permanecen en el monte cuidando de las reses y sólo en muy raras ocasiones se acercan a un refugio que han habilitado los comuneros para los días de lluvia. ‘Están alí sempre, e nós levámoslles comida, bebida e dámoslles moito cariño, porque son unhos animais moi especiais’, aseguraba uno de los comuneros.

El responsable de Outeiro, Francisco Valeiras, aseguraba que ‘son unhos animais moi sociables, moi de grupo’. En los tres años de desarrollo del proyecto han distribuido 100 ejemplares de los que sólo un 10% ‘non se adaptan porque chegan de outras explotacións ou porque se entregan con máis de un ano e poden surxir problemas de comportamento’.

Adaptación

Aunque la inadaptación se produce en muy pocos casos, Outeiro decidió observar su comportamiento invirtiendo el proceso. En lugar de llevarlos al monte con el ganado, los ecologistas seleccionaron una pareja de mastines de un mes y medio, nacidos entre el ganado y morfológicamente distintos: Xangal y Dora, para criar en una casa de campo. Cuando el macho cumplió un año y dos meses y la hembra 10 meses, introdujeron en su hábitat un cordero. ‘Enseguida observamos como os cas teñen moita tolerancia co año e intentamos correxir aqueles comportamentos, que non son máis que xogos excesivos, que poden dañar a cría’, puntualizó Francisco Valeiras. De esta forma, ya comen y duermen juntos y los perros están pendientes del cuidado del cordero. ‘Quero pensar que se debe a súa condición xenética, pero tamén hai que valorar que son animais de grupo e se o perden tratan de formar parte de outro cos animais máis cercanos’, matizó Valeiras.

Los mastines proceden de León y Zamora. Outeiro los selecciona, distribuye y posteriormente realiza un seguimiento de adaptación del perro en la correspondiente explotación.

ENVEJECIMIENTO

Arrendamiento de la explotación

La iniciativa de criar vacuno y sacarle rendimiento económico al monte partió de los comuneros de los tres pueblos: Ponte Irixo, Vila e Irixo Darriba. No obstante, la explotación ha sido arrendada a la hija de uno de los propietarios, que se ha hecho cargo del cuidado de los animales y del trabajo que eso conlleva desde el pasado mes de abril.

El envejecimiento de la población de estas tres localidades ha sido el motivo de que tomasen esa decisión, ya que a los comuneros, la mayoría de ellos jubilados, les suponía un esfuerzo demasiado grande el mantenimiento de la explotación, según indicaron.

LA REGION

Una respuesta to “GALICIA. Los mastines ahuyentan al lobo en Irixo”

  1. JKE Says:

    Menos mal que no ha sido el lobo…

    Estas manadas de perros asilvestrados son peores, se enfrentan también al hombre porque están acostumbradas a él.

    Y si miramos a esos tiernos perritos, con su escasa talla y su cara de buenos, el miedo es mayor.

Escriba su comentario