Fischer muere matando

OVEJA_NEGRA.jpgLA OVEJA NEGRA – Tras muchos meses de manifestaciones y duras críticas, con un sector lácteo desangrándose y 21 países en contra, la comisaria europea de Agricultura ha dado su brazo a torcer y habilitará una partida de 280 millones de euros para los ganaderos de leche, que hasta hace pocos días quería que pagaran los gobiernos nacionales y que finalmente saldrán de las arcas de Bruselas (es decir, de todos, que parece que lo paga la propia Fischer de su bolsillo). Tampoco es la panacea: serán en torno a 1.000 eurillos por explotación, así que no saca de pobre a nadie.

La danesa cede a la presión, sí, pero de paso se toma la venganza a su manera: publica a los cuatro vientos que la caja está vacía y avisa a otros sectores en apuros que ya no habrá dinero para ellos. Entre líneas yo acierto a leer: “por culpa de los caprichosos ganaderos y los irresponsables gobiernos” o algo así. Se acerca su final… y ella sigue fiel a sus principios. Que no son precisamente ejemplares.

 

Escriba su comentario