Euskadi asume la presidencia de la Red Europea de Regiones libres de Transgénicos, y lidera la defensa de las producciones de calidad en Europa

escudo_gvasco1936.gifSe ha adoptado un acuerdo para crear un identificativo común entre todas las regiones para los alimentos libres de transgénicos. Esta propuesta realizada por Euskadi, supone un importante avance en la lucha contra los transgénicos y contra los lobbys económicos que presionan para su utilización.

El Consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno Vasco, Gonzalo Sáenz de Samaniego, ha presentado hoy en Bilbao las conclusiones de la reunión plenaria de la Red Europea de Regiones Libres de Transgénicos, en la que han participado gobiernos de más de 40 regiones europeas. Esta reunión forma parte de la estrategia del Gobierno Vasco de defender las producciones agrarias de calidad y el mantenimiento de las producciones autóctonas, aprobada por el Gobierno y el Parlamento vascos. Además, Euskadi asume, tras esta reunión, la presidencia de la Red Europea de Regiones libres de OGM´S y se pone a la cabeza del liderazgo europeo de alimentos de calidad, lo que supone un fuerte espaldarazo a la política desarrollada por las administraciones agrarias vascas.

En las sesiones de trabajo desarrolladas durante dos días, se han establecido entre otros los presentes acuerdos:

– Reafirmar que los productos transgénicos suponen una homogenización de las producciones agrarias y chocan con las políticas alimentarias basadas en productos autóctonos y producciones de calidad.

– Las regiones miembros de la red han trabajado durante años para que su nombre se asocie a la calidad de sus productos, siendo los transgénicos una importante amenaza contra dicha política de diferenciación por calidad.

– Exigir ante la Comisión Europea que en el libro verde de producciones autóctonas y de calidad se incluya el requisito de excluir las producciones de alimentos transgénicos.

– Recordar que la protección de la biodiversidad y de las producciones autóctonas es responsabilidad de todos los gobiernos y que las normativas de coexistencia entre cultivos transgénicos y no, son inviables, debiendo establecerse no para permitir la producción de transgénicos, sino para proteger las producciones tradicionales y ecológicas, evitando las producciones de transgénicos.

A parte de estos acuerdos de carácter netamente político, también se ha adoptado el acuerdo de crear un identificativo común entre todas las regiones para los alimentos libres de transgénicos, esta propuesta realizada por Euskadi, supone un importante avance en la lucha contra los transgénicos y contra los lobbys económicos que presionan para la utilización de transgénicos.

Constituye un hito en la cooperación europea que un grupo tan numeroso de regiones creen un identificativo común dirigido a los consumidores y trabajen juntas para establecer pliegos comunes para su utilización.

El eterno objetivo de acercar a productores y consumidores puede estar más cerca con la materialización de dichos acuerdos y, por lo tanto, la defensa y la viabilidad futura de una gran parte de la producción agroalimentaria de calidad en Europa.

Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario