EUROPA. Francia plantea reequilibrar las ayudas agrícolas a favor de sistemas de producción sostenibles

EUROPA.gifFrancia, país que ocupa este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea, quiere una Política Agrícola Común (PAC) más equitativa para paliar las diferencias que existen entre los productores agrícolas de grandes superficies, que se benefician de mejores precios de mercado, y los ganaderos que padecen las subidas de los precios de la alimentación o las crisis sanitarias.

Según explica el ministro galo de Agricultura, Michel Barnier, en una entrevista que mañana publica ‘Le Figaro’, se procederá a “un reequilibrio de las ayudas a favor de sistemas de producción sostenibles” y la desaparición de las cuotas lácteas “necesitará un acompañamiento financiero de los productores”, sobre todo en las zonas de montaña, para evitar una emigración masiva de la población hacia zonas más favorables.

Además, quiere volver a plantear en el próximo debate sobre la Política Agrícola Común (PAC) la cuestión del uso de la tierra para decidir cuánto se dedica a la producción de alimentos y cuánto a la producción industrial, como biocarburantes o biomasa.

“Tenemos también que debatir la soberanía de Europa. Queremos defender un modelo alimentario europeo fundado en la diversidad, la trazabilidad de los productos y la seguridad sanitaria, que es todo lo contrario a una alimentación aséptica”, sostiene Barnier, que rebate de paso el argumento de quienes, como el Reino Unido, ven un gasto excesivo en la PAC.

“A los que ven el presupuesto de la PAC demasiado alto, les recuerdo que si hubiéramos comunitarizado el presupuesto de investigación de los 27 países miembros, el presupuesto de la UE en investigación sería cuatro veces superior al de la PAC”, argumenta el ministro de Agricultura.

Barnier defiende, en definitiva, una política agrícola fuerte para garantizar el equilibrio territorial y evitar no sólo la desertificación sino la concentración de la producción en las zonas más competitivas o nuevas importaciones. “Estoy convencido de que la ausencia de PAC costaría más que la PAC actual”, resume.

La próxima cita importante de la presidencia francesa para hablar del futuro de la PAC será noviembre, momento en el que Barnier quiere comenzar el debate sobre los objetivos de la nueva PAC. Francia quiere evitar que este debate se celebre en 2010, cuando los 27 estén ya enfrascados en la preparación de las nuevas cuentas de la Unión para el periodo 2013-2020 y la política agrícola se aborde sólo desde un punto de vista financiero.

La presidencia busca que el debate político preceda necesariamente al presupuestario y para ello argumenta que la inestabilidad actual, caracterizada por la volatilidad de los precios y la especulación sin precedentes sobre las materias primas demuestra que se necesitan instrumentos de prevención y estabilización de los mercados. “Los productos agrícolas no son bienes como otros, tienen como finalidad alimentar a las personas. Debemos definir lo que esperamos de la política agrícola de mañana”, indica Barnier.

FINANZAS

Escriba su comentario