ENBA RECLAMA UNA BAJADA INMEDIATA DEL PRECIO DE LOS PIENSOS

enba_mini1.JPGENBA nekazal elkartearentzat onartezina da, zerealen kotizazioak aurtengoan %35-40ean jeitsi diren bitartean, zerealekin printzipalki eginiko pentsuen prezioa bere horretan mantentzea edota oso beherapen murritzak izatea.

Pentsuaren prezioa altuak oso egoera larrian ipini ditu abere ustiapenak ekoizpenerako beharrezko diren inputen prezioak (pentsua, gasoleoa, energia, etb.) goraka joan diren bitartean beren ekoizpenen prezioak beheruntz egindutelako eta une honetan, kontsumoaren beherakadaren eraginez oso panorama beltza datorkigu baldin eta pentsuaren prezioa bere onera itzultzen ez bada.

La bajada de las cotizaciones en origen del precio de los cereales, entre un 35 y un 40 % en lo que va de año, no se está viendo acompañada, como sería de esperar, de una bajada del precio de los piensos que bien suben ligeramente o, en el mejor de los casos, se mantienen estables. Dada la grave situación de crisis que atraviesa el sector ganadero, ENBA hace un llamamiento a los fabricantes de piensos para que de forma inmediata reduzcan de forma significativa el precio de venta al ganadero de los piensos. De no ser así, ellos serán los que en pocos meses van a notar como pierden una importante cuota de mercado, ya que numerosas  explotaciones ganaderas desaparecerán antes de que acabe el año.

   

Si tomamos como referencia un componente importante en la fabricación de los piensos, la cebada, vemos como el precio de este cereal ha caído en lo que va de año desde los 22,33 euros/100 kg. del mes de enero hasta los 18,66 euros/100 kg., en septiembre. Por el contrario, los precios de cualquier pienso compuesto para ganado de cebo o bien se mantienen, caso de los piensos para terneros de recría y cebo (31 euros/100 kg.), o incluso suben como es el caso del pienso para cerdo de capa blanca para crecimiento y cebo (31,53 euros/100 kg. en enero y 33,60 euros/100 kg. en junio, continuando en la actualidad a precios similares).

Esta circunstancia, unida a los altos precios del gasóleo ha disparado los costes de producción en las explotaciones ganaderas, y la situación se complica aún más cuando buena parte de las producciones ganaderas sufren además un brusco descenso de precios de venta en origen.

Así, las cosas, el sector ovino, que ha perdido mas de 2 millones de cabezas de animales en los últimos tres años en el conjunto del Estado, se encuentra al límite de la subsistencia. Los ganaderos de leche, que suman al incremento de costes de producción un descenso de los precios de la leche pagada al ganadero, han visto cómo en las últimas semanas la industria, en una “situación de dominio absoluto y abuso”, llega incluso a negarse a realizar la  recogida de leche en algunas zonas productoras del Estado y la distribución, por su parte, desarrolla una campaña de importaciones de leche y productos derivados, con origen Francia, Alemania y Países Bajos, que está provocando una pérdida de mercado de la leche estatal y una crisis sin precedentes en el sector lácteo estatal.  

El resto de sectores ganaderos no atraviesan tampoco su mejor momento. Por todo ello, ENBA considera inadmisible las situación a la que la industria de los piensos está sometiendo al conjunto de los ganaderos y hace un llamamiento a la cordura e insta a los responsables institucionales a que presten toda su atención a un sector que “tiene encendidas todas las luces de alarma”.

ENBA

Una respuesta to “ENBA RECLAMA UNA BAJADA INMEDIATA DEL PRECIO DE LOS PIENSOS”

  1. Javier Comeron Says:

    Resulta evidente que las industrias son las que salen más beneficiadas
    con la economía del libre mercado (donde en algunos casos las regulaciones
    son escasas o inexistentes). De este modo las correcciones siempre van
    a ser en su favor.

    Cuando los precios de sus materias primas suben, rápidamente reaccionan
    a subir los precios de sus productos manufacturados. Sin embargo, cuando
    sus materias primas bajan, se demoran en las bajadas, bajadas que parece
    que se asoman tímidamente.

    Ese comportamiento de ética cuestionable lo hemos sufrido todos
    los ciudadanos tras la espectacular subida en el precio del petróleo,
    y su posterior bajada, que no fue acompañada a la par por las
    esperables bajadas en el precio de la gasolina y del gasóleo.

    Nosotros los ganaderos, tendremos que enfrentarnos a ese mismo
    problema. Aún viendo que ya ha habido bajadas significativas
    en el precio de la materia prima, y más que va a haber (de ello
    se encargará la tan nombrada recesión que acompaña a la
    crisis mundial), nuestras facturas por pienso no reflejarán los
    mismos porcentajes de bajada.

    Lo curioso de este nuestro mundo capitalista es que hasta ahora se
    ha dicho que al libre mercado había que dejarlo que se autoregulase
    por sí mismo, y que la intervención no era una opción (como se ha
    venido repitiendo también en el sector agrícola y ganadero), y ahora los
    gobiernos de las principales economías no tienen más remedio que
    comenzar a intervenir, en este primer momento simplemente aportando
    dinero público a quienes se han estado aprovechando de todos
    los ciudadanos de forma escandalosamente especulativa (véanse
    bancos, inmobiliarias, etc.).

    Luego, más adelante, y una vez aprendido de los errores llegarían las
    regulaciones.

    Por desgracia es de tal nivel esa crisis internacional, que los ganaderos y agricultores
    (y perdonad mi pesimismo en ese sentido), quedaremos relegados
    a un segundo plano. El Gobierno ya empieza a estar lo suficientemente
    liado con otros menesteres como para prestarnos atención, y menos
    dinero (ya estamos advertidos de los presupuestos más austeros,
    o los 30.000 millones con los que el Tesoro financiará a la banca).

Escriba su comentario