ENBA aboga por la creación de una tarifa agraria del agua, diferenciada y bonificada

enba_mini1.JPGLa organización agraria ENBA ha acudido recientemente al Parlamento Vasco para plantear a los partidos políticos allí presentes un documento que recoge un desarrollo de la Ley vasca de Aguas más acorde a la realidad agraria.

ENBA, tomando como base lo recogido tanto en la Directiva 2000/60/CE Marco del Agua como en la propia Ley 1/2006, de 23 de Junio, de Aguas, propone la creación de una tarifa diferenciada para los usos agrarios, fuera del uso doméstico e industrial reconocidos hasta el momento, y que dicha tarifa sea el 50% de la tarifa doméstica.

Igualmente, ENBA solicita a todos los partidos políticos presentes en el Parlamento Vasco con los que se ha reunido, que insten al Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco a que a través de la agencia vasca del agua URA traslade este acuerdo a los ayuntamientos y a las entidades gestoras como Consorcios, mancomunidades, etc.

Transcurrido un quinquenio desde la aprobación de la Ley Vasca de Aguas, la organización agraria ENBA de Euskadi vuelve a la Cámara de Gasteiz para desarrollar ciertos aspectos todavía no solventados.
Somos conscientes de que la administración competente en materia de aguas es la administración local pero el objetivo de unificar criterios en el ámbito autonómico vasco nos lleva a acudir al Parlamento para que sea este órgano de representación popular el que fije unos criterios comunes para todos los vascos de la CAV que, posteriormente, sean aplicados por los municipios y entidades gestores competentes en la materia.

ANTECEDENTES

• En noviembre del 2005 una delegación de la organización agraria ENBA de Euskadi acude al Parlamento Vasco en Gasteiz a reunirse con todos los grupos parlamentarios de la Cámara (EA, Aralar, PSE, PNV, EB, PP y EHAK) con el objetivo de analizar el proyecto de Ley de Aguas impulsado por el Departamento de Ordenación Territorial y Medio Ambiente del Gobierno y entregarles el documento elaborado por la organización con el objetivo de que sus aportaciones sean recogidas en las enmiendas de los correspondientes grupos parlamentarios.

ENBA planteó 3 cuestiones fundamentales para los baserritarras que viven y trabajan en el mundo rural como son un Plan extraordinario de abastecimiento rural; la exención del canón ecológico para los usos agrarios y la discriminación positiva en la tarifa para usos agrarios.

• En el año 2006, el Parlamento Vasco aprobó la Ley 1/2006 de Aguas donde no se recoge ninguno de nuestros planteamientos. Ni se plantea la necesidad de aprobar un plan extraordinario de abastecimiento para el mundo rural que aborde esta deficiencia reconocida por todos los estamentos consultados, ni se deja exento del canon ecológico el agua para uso agrario y en lo relativo a la necesidad de crear una tarifa agraria diferenciada, reconocemos la mención recogida en la letra B del punto SEGUNDO del artículo 24 donde se menciona la necesidad de diferenciar al menos el uso doméstico, industrial y agrario, si bien no se explicitó dicho objetivo exhortando a las autoridades competentes a crear una tercera tarifa, diferenciada, para los usos agrarios.

• En el año 2010, tras una ardua lucha parlamentaria, el BOPV publicó la demora en la aplicación del canon ecológico para los usos agrarios.

• Asimismo, en el año 2010, el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa aprobó la aplicación de 3 tarifas diferenciadas: doméstico, industrial y agrario aunque el importe de la tarifa es igual al uso doméstico.

CONSIDERACIONES a TENER EN CUENTA

Actualmente, la organización agraria ENBA de Euskadi quiere impulsar un nuevo debate sobre la cuestión centrado en la cuestión de la tarifa diferenciada para el uso agrario tras comprobar las enormes dificultades que encuentran los agricultores y ganaderos para poder abonar la tarifa aplicada por las diferentes administraciones.

Conviene recordar que tanto la Directiva Marco del Agua, en adelante DMA, como la Ley Vasca de Aguas contemplan el uso sostenible del recurso como el objetivo último y la recuperación de costes como el principio inspirador al determinar las tarifas del agua en función del uso al que vaya destinada.

La DMA, por su parte, establece que la política de precios debe incentivar el uso eficiente de los recursos hídricos, contribuyendo a los objetivos medioambientales y que al fijarla debe tener en cuenta los efectos sociales, medioambientales y económicos de la recuperación y las condiciones geográficas y climáticas de la región afectadas.
Igualmente, establece la excepcionalidad para un determinado uso del agua siempre y cuando no se comprometan con ello, el cumplimiento de los objetivos generales y cuando la motivación de dicha excepcionalidad sea recogida en el plan hidrológico correspondiente.
Esta excepcionalidad es recogida por José A. Gómez-Limón, Doctor Ingeniero-agrónomo de la ETS de Ingenierías Agrarias de Palencia en la Universidad de Valladolid que dice que para el caso de agricultores con dificultades para abonar el pago de las tarifas “la DMA establece la posibilidad de permitir determinadas excepciones en la aplicación del principio de recuperación de costes”

Entre las razones que justifican la aplicación de esta excepcionalidad, tal y como recoge, la Memoria del Proyecto de Plan Hidrológico de las Cuencas Internas del País Vasco elaborado por la Agencia Vasca del Agua URA, se señalan cuestiones como la cohesión territorial, la mejora de la calidad ambiental del entorno, la mejora de la competitividad de la actividad agrícola, etc. razones suficientemente vinculadas, si no inherentes, a la propia actividad agraria que desempeñan nuestros baserritarras.

Por otra parte, finalmente y con el ánimo de mencionar una cierta referencia, el programa A.G.U.A. del Gobierno central, tal y como recogen los profesores Gómez, Casado y Marín de la Universitat Pompeu Fabra, mantiene una diferencia entre tarifas agrarias y urbanas que oscila entre el 57 y el 76%.

PROPOSICIÓN

Es por ello que, la organización agraria ENBA de Euskadi teniendo en cuenta todas estas consideraciones proponemos a los grupos parlamentarios presentes en la Cámara Vasca a que impulsen una iniciativa legislativa cuyo objetivo sea:

+ Aprobar la aplicación de una tarifa diferenciada para el agua de uso agrario por parte de las administraciones competentes.

+ Aprobar como criterio general que el importe de la tarifa agraria sea el 50% de la tarifa doméstica de esa misma administración competente.

+ Instar al Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco a que a través de la agencia vasca del agua URA traslade este acuerdo a los ayuntamientos y a las entidades gestoras como Consorcios, mancomunidades, etc.

Escriba su comentario