ENBA aboga por devolver las escuelas agrarias al Departamento de Agricultura y por ello rechaza, la propuesta socialista de impedir este cambio

 

enba_logo

Hace aproximadamente un año, la organización agraria ENBA de Gipuzkoa rechazó públicamente la proposición No de Ley presentada por el PSE para impedir que la formación agraria vuelva al Departamento de Agricultura del que nunca debió salir.

ENBA, nuevamente, rechaza dicha PNL puesto que tal y como dijimos en su momento, la adscripción de las escuelas agrarias a Educación aleja las escuelas de los productores y debilita la oferta formativa en su conjunto al eliminar todas las sinergias existentes entre la formación reglada y la continua al compartir ambas tanto objetivos como medios humanos y materiales.

El traslado a Educación de la oferta formativa debilita al sector agrario en su conjunto al romper toda conexión y vínculo existente entre los responsables de la cuestión agraria con las escuelas; diluye la formación agraria en el conjunto de la oferta formativa del departamento de Educación; abre las puertas a un proceso de descapitalización humana al integrar los profesores en un sistema donde el concurso de traslados puede desmantelar las actuales plantillas y finalmente, debilita la actual oferta de formación intensiva continua, caracterizada por su variedad, cohesión, coordinación y estructuración, dejando la formación continua al albur de entidades más preocupadas por sus propios intereses que por la formación de los baserritarras.

Supone además despreciar la articulación establecida entre la formación y el apoyo a la instalación de jóvenes agricultores a través del programa Gaztenek en el que también participan Diputaciones y Centros de Gestión, así como imposibilitar que las escuelas agrarias sean el soporte de numerosas iniciativas de desarrollo rural.

En definitiva, ENBA es contraria a la PNL presentada por el PSE y solicita al conjunto de fuerzas parlamentarias que la rechacen para posibilitar que las escuelas agrarias vuelvan a estrechar su vinculación con el sector, con los productores y con su futuro.

Mejoremos la formación agraria, impulsemos su normalización lingüística y profundicemos en la participación sectorial pero siempre teniendo bien presente que en el futuro siga habiendo agricultores jóvenes bien formados, por ello, la desmembración de la oferta formativa agraria NO es el camino.

Escriba su comentario