El sector primario ha perdido 7.000 trabajadores en Euskadi en los últimos cinco años

agricultor_2.jpg2005 fue el año con una mayor caída, de 3.500 empleos.

Los grupos del Parlamento Vasco pretenden aprobar este año la Ley Agraria que reordenará el sector.
 
Un total de 7.000 vascos han dejado la agricultura o la ganadería en los últimos cinco años, según los datos del Instituto Vasco de Estadística, Eustat. En el último trimestre de 2008 trabajaban en el sector primario 11.900 personas, una cifra que contrasta con los 18.900 agricultores y ganaderos registrados en 2003. El incremento de los costes de producción (la terrible subida de los hidrocarburos del último año ha dejado al sector tocado de muerte) y los bajos precios que reciben agricultores y ganaderos por sus productos han hecho que las explotaciones no sean rentables.

De ahí que donde antes trabajaba una familia entera ahora sea una sola persona la que labra las tierras o cuida los establos y, en muchas ocasiones, compaginando esta tarea con una actividad laboral paralela.

Por territorios, en Álava se han perdido 2.700 empleos, pasando de los 6.700 de 2003 a los 4.000 de este otoño, mientras que en Bizkaia el descenso ha sido de 3.100 trabajadores, pasando de los 7.800 de hace un lustro a los 4.700 actuales. En Gipuzkoa, por su parte, se ha pasado de 4.400 empleos en 2003 a los 3.200 del tercer trimestre de 2008, cerrando una caída de 1.200 puestos de trabajo.

El año clave, sin duda, fue 2005, cuando el sector perdió 3.500 trabajadores. La caída fue tan brusca que al año siguiente se produjo un ligero incremento de agricultores y ganaderos (1.300 más), aunque la tendencia vuelve a ser ahora bajista.

En todo caso, la pérdida de empleos no ha variado el modelo tradicional del sector primario en Euskadi. El caserío sigue centrando la unidad agrícola y ganadera, nueve de cada diez trabajadores del sector son empresarios en sus propias explotaciones, habitualmente de pequeño tamaño, y un 36% de quienes trabajan en el campo son mujeres.

Habida cuenta de que las particularidades físicas impiden al País Vasco competir en cantidad con el resto del mundo, la apuesta desde hace años es la de la calidad, una dirección que favorece la explotación directa por parte de la familia en torno al baserri. Los productos con label Kalitatea tratan de equilibrar precio y valor añadido y, pese a ser muy reconocidos por el consumidor vasco, tienen ante sí el reto de encontrar su hueco en el mercado exterior.

Sin embargo, no es ese el único modelo de explotación agrícola y ganadera que se da en Euskadi. En Álava, las explotaciones son mucho mayores, se emplea más maquinaria y buena parte de la producción, de patata, por ejemplo, va a parar a la industria transformadora o a grandes firmas como McDonalds.

En lo que se refiere a la ganadería, y pese a que Euskadi se ha distinguido siempre por la alta calidad de su carne de vacuno, el grueso de la cabaña vasca son las aves. En la comunidad hay 1,8 millones de gallinas ponedoras, por las 175.714 cabezas de bovino existentes o los 360.000 ejemplares de ganado ovino.

Por otro lado, pese a que la cabaña de vacas en Euskadi se reduce según pasan los años, su capacidad productora de leche es mucho mayor que antaño. Las 35.000 vacas de ordeño censadas en la CAV dan 239 millones de litros de leche todos los años.

Con estas cuestiones sobre la mesa, el Parlamento Vasco aprobó el pasado jueves el dictamen de la futura Ley Agraria, con los votos del tripartito y el PP. Con 113 artículos, el texto, que los grupos quieren aprobar en esta legislatura, persigue que los agricultores y ganaderos apuesten por la diversificación, emprendan proyectos viables y mejoren su capacidad de negociación.

NOTICIAS DE ALAVA

2 Respuestas to “El sector primario ha perdido 7.000 trabajadores en Euskadi en los últimos cinco años”

  1. sabueso Says:

    Este es el enlace del texto legal

     

  2. geroa Says:

    “Buenos vientos” los de sabueso. 😉

Escriba su comentario