El próximo lunes 1 de octubre se abre la temporada de caza de paloma y zorzal desde puesto fijo de tiro

Los aficionados a la becada, la otra migratoria protagonista del otoño, deberán esperar hasta el 14 de octubre para salir al monte

escudo_navarra.gif

El próximo lunes 1 de octubre, según recoge la Orden Foral de Vedas de Caza para la presente temporada, dará comienzo en toda la Comunidad Foral la temporada de caza de la paloma y el zorzal (o malviz) desde puestos y chozas de caza autorizados.

La temporada, que se prolongará hasta el día 8 de diciembre, inclusive, permite cazar a diario desde estas “palomeras” las especies paloma torcaz, paloma zurita, paloma bravía doméstica asilvestrada y tórtola turca, además de las aves conocidas como “malvices”, que corresponden a las especies zorzal común, zorzal charlo, zorzal real y zorzal alirrojo. Los zorzales también se podrán cazar a diario entre el 1 de noviembre y el 27 de enero desde los puestos autorizados exclusivamente para este fin.

Las “palomeras” o puestos de tiro, tanto aislados como en línea, según regula la Orden Foral de Vedas, serán fijos y habrán de estar emplazados en las cumbres de las cordilleras o en zonas altas de las laderas, quedando prohibidas las escopetas volantes y transitar fuera de los puestos con las armas desenfundadas, excepto cuando el cazador salga a recoger una paloma caída en la proximidad del puesto, en cuyo caso podrá llevar el arma cargada.

Cada puesto autorizado para la caza de la paloma en época de pasa podrá ser utilizado por un máximo de tres cazadores simultáneamente. Los puestos de tiro, tanto por su aspecto como por los materiales empleados, no deben desentonar del paisaje.

El mantenimiento del entorno en las debidas condiciones de limpieza es responsabilidad del titular del aprovechamiento cinegético y el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente adoptará, en su caso, las medidas legales tendentes a la suspensión de la actividad cinegética en los puestos que no cumplan estas condiciones.

Autorización de puestos y prohibiciones

Según recoge la Orden Foral de Vedas de esta temporada, los puestos de tiro situados en línea mantendrán una separación mínima de 50 metros. La falta de uso de un puesto durante tres años consecutivos dará lugar a la desautorización del mismo.

Por otra parte, la instalación de un nuevo puesto de tiro a vuelo o choza para cazar palomas migratorias, o el desplazamiento de los ya legalizados, deberá ser autorizada por el Departamento de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda, en el correspondiente Plan de Ordenación Cinegética.

En el caso de interferencia entre los puestos, tendrá preferencia el más antiguo. Se entiende que hay interferencia cuando la eficacia del puesto preferente quede mermada y no exista acuerdo para cazar conjuntamente entre los titulares de los puestos afectados.

Finalmente, cabe recordar que está prohibida cualquier maniobra tendente a espantar o chantear a las palomas por medio de señales, tiros o cualquier otro procedimiento ideado para perturbar su trayectoria normal. No obstante, se permite la caza de la paloma con reclamo de paloma viva no cegada ni mutilada en chozas legalmente establecidas, siempre que no origine el desvío de la paloma impidiendo el ejercicio de la caza en otros puestos legalmente constituidos.

La temporada de la becada, a partir del 14 de octubre

La temporada de la otra especie migratoria que mayor número de cazadores navarros reúne, la becada, dará comienzo el próximo 14 de octubre y podrá cazarse a diario con perro con campanilla o collar electrónico en zonas boscosas de la Comunidad Foral hasta el 27 de enero de 2008, inclusive.

Para la presente temporada cinegético 2007/08 se ha establecido un horario de caza que comienza una hora después del amanecer y finaliza una hora antes de que anochezca, con un cupo diario de tres becadas por cazador y día, que cada acotado deberá controlar a través de un sistema de precintos o tarjetas.

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, un año más, recuerda que está prohibida la caza de esta migratoria “a la espera” o en balsas, así como la comercialización de las becadas cazadas. Además, el Gobierno de Navarra se reserva la prohibición puntual de esta modalidad de caza, que se comunicará oportunamente a través de los medios de comunicación, en los considerados “días de fortuna”, o aquellas jornadas en las que las situaciones de frío extremo mermen la capacidad de defensa de esta especie.
Fuente. Navarra.es

Escriba su comentario