El precio del petróleo es el mismo que en noviembre de 2007, sin embargo el gasóleo agrícola es más caro

Asaja.gifEl precio del barril de petróleo no ha dejado de descender desde el pasado 11 de Julio, cuando alcanzó su máximo histórico situándose en 147, 27 dólares, hasta hoy, cuyo precio es 92 dólares aproximadamente. La consecuencia lógica de este proceso, y lo que por lo tanto, esperan los agricultores de la provincia, es un descenso en sus costes producción, es decir, el respectivo abaratamiento del gasóleo agrícola y de los fertilizantes.

En contra de lo que cabía esperar, lo que los agricultores de Cuenca están experimentando es un ligero descenso en el gasóleo agrícola, que según los datos que maneja Asaja de Cuenca se sitúa en 0.80 euros/litro. Es curioso, como en noviembre de 2007 el barril de crudo alcanzaba una cifra muy similar a la de ahora, en torno a los 92 dólares, mientras que el gasóleo agrícola se vendía a 0.73 euros/litro. Sin embargo, cuando subió el barril a su máximo histórico, el precio del gasóleo si que acompañó a las subidas, alcanzando prácticamente el euro por litro. Desde Asaja de Cuenca sospechamos que, si el barril de petróleo baja el precio al que tenía en Noviembre de 2007 y el gasóleo agrícola es considerablemente más caro ahora que en ese momento, es a causa de una maniobra intencionada cuyos únicos beneficiarios son las empresas y el Gobierno.

Durante este año, los agricultores de la provincia han sufrido un aumento del 70 por ciento en sus costes de producción y un considerable descenso de los precios de venta de sus productos. Este es el caso de los cereales, como la cebada, cuya cotización durante los meses de agosto y septiembre se han situado entre las 25 y las 26 pesetas el kilogramo, un 30 por ciento menos que el año pasado. Además de los bajos precios, los agricultores de la provincia han visto mermada su producción de forma irregular, viéndose afectados en algunas zonas con un 10 por ciento menos respecto al año pasado y llegando hasta el 40 por ciento de descenso en otras. Además, los agricultores que cultivan cebada se han tenido que enfrentar a problemas como la competencia de los países del Este y Sudamérica y la incursión en el mercado de otros productos similares.

Los datos son muy alarmantes y desde Asaja de Cuenca exigimos a los poderes públicos que valoren la importancia que tiene la agricultura como sector estratégico de la economía y cuál es la situación en la que se encuentra actualmente. Las explotaciones agrarias no pueden rentabilizarse si cada día el agricultor sufre el aumento de sus costes de producción y su producto agrícola es vendido a un precio cada vez menor.

AGROINFORMACION

Escriba su comentario