El pleno del Parlamento europeo acordó ayer la introducción de criterios de flexibilización y subsidiaridad aunque mantiene los principios de la propuesta de la Comisión

enba_mini1.JPGTras el paso de la reforma de la PAC por el Parlamento Europeo, ENBA advierte que a partir de ahora se abre un importante periodo de negociaciones en el Trílogo (Comisión, Consejo y Parlamento) de cara a alcanzar un acuerdo consensuado en los próximos meses. Una vez logrado el acuerdo europeo y cuando el debate se traslade al seno de la Conferencia Sectorial de Agricultura comenzará la verdadera batalla, lo que algunos ya denominan  la “batalla de Madrid”.

El Pleno del Parlamento Europeo adoptó, ayer, con pocas variaciones, el paquete de enmiendas a las propuestas legislativas de Reforma de la PAC para el periodo 2014-2020, presentadas por el Comisario Ciolos en octubre de 2011. Con esta aprobación plenaria, da comienzo el proceso de negociación entre las tres instituciones (Parlamento, Consejo y Comisión) que se inaugurará a principios de abril, tras el mandato negociador que previsiblemente obtendrá el consejo agrícola en su reunión de la semana que viene.

En opinión de ENBA, el Parlamento Europeo (PE) mantiene muchas de las líneas directrices ya conocidas, tanto por corresponderse a las propuestas de la propia Comisión como por su continuidad con las conclusiones del Consejo Europeo de febrero de este año, donde se aprobó el paquete financiero 2014-2020.

No obstante, el PE introduce una mayor flexibilidad en la aplicación de algunos aspectos de los futuros reglamentos, especialmente en cuanto a la posibilidad de poder gestionar el número de hectáreas elegibles a los pagos directos en cada Estado Miembro, o los criterios y principios a aplicar en la convergencia interna y el paso de un régimen histórico de pago directo a otro regionalizado, o mejorar las posibilidades de actuar ante situaciones y productos específicos a través de unos pagos acoplados ampliados.

En lo relativo a las medidas de mercado, valora el tímido apoyo a la estructuración sectorial en organizaciones de productores e interprofesionales necesitados de unas mayores competencias para poder integrara cuestiones como el precio y, finalmente, las pegas para impulsar medidas reequilibradoras de la cadena alimentaria, totalmente desequilibrada en favor de la distribución y en perjuicio de los agricultores.

En materia de OCM única es de lamentar que el PE no se haya manifestado a favor de mantener el régimen de cuotas lácteas, que deja muy poca opción a la negociación en el Trílogo y acoge favorablemente la propuesta de prorrogar el régimen de derechos de plantación de viñedo hasta el año 2030.

En conclusión, ENBA espera que en las próximas reuniones que celebre el Trílogo, hasta alcanzar una posición de consenso sobre el conjunto de la Reforma de la PAC, nuestros eurodiputados y nuestra administración trabajen de manera conjunta para consolidar los acuerdos del Parlamento Europeo y mejorar nuestra posición en cuanto a aspectos que aún quedan por resolver.

Aún así, no debemos olvidar que, vista la flexibilidad planteada y los elementos que quedan por resolver a la espera de las decisiones que se adopten en cada uno de los estados miembro, la verdadera batalla se iniciará una vez dada la luz verde en Europa cuando el debate se traslade al seno de la Conferencia Sectorial de Agricultura donde el Ministro, Arias Cañete y los consejeros del ramo escenificarán la “batalla de Madrid”.

Escriba su comentario