El Plan de Conservación del Lobo – en Castilla y Leon- incluye una inversión de 5,7 millones y regula ayudas a los ganaderos

lobopark08.jpgLa Comunidad cuenta desde ayer con un nuevo Plan de Conservación y Gestión del Lobo en el que se despeja la duda sobre donde se puede cazar esta especie protegida por Europa y que, según ya venía anunciando desde la Administración autonómica y así lo reclamaban las organizaciones agrarias, será cinegética al norte del Duero, debido a que existen más manadas, y protegida al sur, tal y como ayer explicó el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez.

Además, por primera vez se regulan unas ayudas a los ganaderos e incentivos para prevenir los daños a la ganadería. No obstante, las compensaciones se establecerán en función de la situación de los terrenos en la que se producen estos daños y siempre con la marca bien diferenciada de la Cuenca del Duero.

mani_uaga.jpgEl plan, que cuenta con una inversión de 5,7 millones de euros para sus primeros 10 años de vigencia, plantea el mantenimiento de una población estable, la viabilidad de la especie, su aprovechamiento cinegético, su puesta en valor, investigación, seguimiento y educación ambiental acerca de este animal. Según el censo de 2001, en Castilla y León hay 149 manadas y unos 1.500 ejemplares, protegidos al sur del río Duero y especie cinegética en el resto.El texto establece hasta tres zonas de gestión en las que se puede dividir el territorio de Castilla y León en función de la potencialidad del medio para albergar lobos, la disponibilidad de presas silvestres y carroñas, así como la conflictividad potencial con la ganadería extensiva.

En la zonificación se ha utilizado la división en comarcas agrarias debido al interés por facilitar la aplicación de las distintas medidas para hacer compatible la especie con las actividades agroganaderas. Para el aprovechamiento de la especie, se establece el marco jurídico en todas aquellas comarcas en las que la situación demográfica de la especie lo permita durante la época hábil. Anualmente, se determinará para cada comarca agraria el cupo de lobos a extraer con el fin de garantizar su conservación a largo plazo y mantener los objetivos de gestión.

Los cupos asignables anualmente a cada comarca se enmarcarán entre los porcentajes de la población que para cada zona se definan en función del seguimiento anual de la especie y de sus parámetros poblacionales.

Fuente. ABC.es

Escriba su comentario