El mastín leonés, defensor de los rebaños gallegos

MASTINESMás de 800 animales, entre ovejas, vacas y cabras murieron el año pasado como consecuencia de los ataques de lobos a los rebaños en tierras gallegas. Un problema que supuso durante bastante tiempo un quebradero de cabeza para los ganaderos de las provincias vecinas, pero que encontró una exitosa solución en el carácter del mastín leonés.

En la provincia es una de las razas más queridas por sus paisanos y más conocidas por los ganaderos, que desde tiempos inmemoriables los emplearon en la trashumancia. El mastín leonés se distingue por su inteligencia, su nobleza y, para alegría de los gallegos, su firme carácter con el lobo.

Por estas razones, la consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, decidió colaborar con los ganaderos que veían mermados sus rebaños como consecuencia de las visitas de los lobos a sus recintos durante la noche, comprando mastines leoneses.

La asociación Ovica (Asociación de criadores de Ovino e Caprino de Galicia) reparte desde hace meses entre los ganaderos gallegos decenas de mastines, subvencionados por la consellería de Medio Ambiente.  El proceso comienza estableciendo contacto con criadores leoneses, residentes habitualmente en la comarca del Alto Sil y Laciana; se compran camadas de hasta nueve cachorros (que se venderán por 600 euros cada uno o más) y después son adiestrados para guardar rebaños en cercados metálicos.

Desde hace meses llegan por decenas a la comunidad gallega, y gracias a su presencia, no sólo se lo están poniendo un poco más difícil al lobo en sus ataques, sino que la consellería de Medio Ambiente, ha incluido al mastín leonés dentro del llamado ‘Plan de Xestión do Lobo’, a través del cual se trata de minimizar los daños ocasionados por estos predadores sobre el ganado gallego

LEON NOTICIAS

Escriba su comentario