El lobo gris en las Montañas Rocosas

Este año 2008 vio cómo el 21 de febrero el gobierno de los EE.UU sacaba al lobo gris de la lista de especies en vías de extinción, dejando la gestión en manos de los Estados. El 28 de marzo se hacía efectiva esta disposición legal, que ha sido recurrida en los tribunales.

En Montana la población de lobos grises se había recuperado después de muchas décadas de intentar reintroducir la especie en la zona.

El lobo gris ha protagonizado una de las historias de recuperación más asombrosas de los animales considerados en vías de extinción. Su regreso a las Rocosas ha fortalecido el ecosistema de la zona, permitiendo la recuperación de otras especies, como águilas y halcones, y ha traído de nuevo el equilibrio natural.

En la década de los 30 ya habían sido reducidas sus poblaciones a números testimoniales en las Montañas Rocosas. Esto llevó a que el gobierno federal los declarara en peligro de extinción en 1973. En 1995 empezó el programa federal de repoblación, fecha en la que se reintrodujeron en el área de Yellowstone y Idaho 66 ejemplares, que fueron soltados en libertad.

El US Fish & Wildlife Service (Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU) tenía contabilizados en febrero de este año 1.513 ejemplares, incluidas 107 parejas con crías, en los Estados de Montana, Idaho y Wyoming, una de las áreas de las Rocosas que constituyen un enclave privilegiado para los lobos por sus características únicas.
El crecimiento de la población desde 1995 ha alcanzado la cifra del 24% anual. Un éxito indudable del programa de recuperación, que establecía el mínimo de 30 pares de crías y 300 individuos adultos durante al menos tres años consecutivos; una meta conseguida en 2002.

JAMES NAVA

Una respuesta to “El lobo gris en las Montañas Rocosas”

  1. geroa Says:

    Para recordar tiempos pasados, me he premitido incluir un video de Felix Rodriguez de la Fuente, aunque hable del lobo iberico.

Escriba su comentario