El invierno esquilma la fauna asturiana

geroa_sss.jpgCreo que esta noticia corrobora alguna teoría sobre el comportamiento de los buitres mantenida por el Señor Tarratian en este foro.

buitres00.jpgMuchos mamíferos, aves y cetáceos han muerto por las duras condiciones de frío, viento y mala mar registradas en la región en las últimas semanas

Las condiciones meteorológicas de las últimas semanas han sido especialmente duras, máxime cuando hacía años que los asturianos, humanos y animales, se habían acostumbrado a circunstancias más benignas. La fauna se ha visto sorprendida por una ola de frío polar el segundo fin de semana de enero y por el fuerte vendaval de la semana pasada. Y todo ello ha pasado factura a mamíferos, aves y cetáceos, con una mortalidad, a manos del general Invierno, muy por encima de la que cabría esperar.

Especialmente llamativo es el incremento de bajas de ciervos y jabalíes, debido al frío. Roberto Hartasánchez, presidente del Fapas, asegura que «la guardería nos llamó para recoger varios ejemplares muertos y llevarlos a los comederos de los buitres. Pero observamos que los buitres no vienen, por lo que suponemos que tienen bastante comida en la montaña, con más animales muertos». Para Hartasánchez no es un problema grave, sino una selección natural de la naturaleza: «Mueren los más débiles, con lo que los que se reproduzcan este año serán los más fuertes y, al tiempo, mejorará la línea genética».

El Fapas también controla, en colaboración con la Consejería de Medio Rural y la Fundación Oso Pardo, a la cría de oso reintroducida al bosque meses atrás después de haberse recuperado de las heridas sufridas en un atropello. Las últimas semanas, la osa «ha tenido un periodo bastante activo, pese a las nevadas, y se ha puesto en serio a hacer una osera, arrancando ramas para hacer la cama. Creemos que el animal intuye que viene el periodo de frío y se tiene que proteger a pesar de la gruesa piel que tiene», indicó Hartasánchez.

Del comportamiento de los osos también habló Carlos Zapico, director de la Fundación Oso de Asturias, y más concretamente de los animales que habitan el cercado de Santo Adriano: «Estos días de temporal han seguido haciendo su vida normal, pero no se metieron a dormir como otros años, lo que nos indica que no lo van a hacer».

Grandes siestas

Aunque el recinto se vio afectado por la caída de algunos árboles y la crecida del arroyo que lo atraviesa, Zapico aseguró que «no los alteró y lo único que hacen es tomarse grandes siestas».

 Ernesto Junco es otro destacado naturalista, propietario del zoo de La Grandera, en Cangas de Onís. Fue observador privilegiado del comportamiento de los animales que cuida y destacó que si bien los roedores «estaban alteradísimos», la gran mayoría de mamíferos pasaron el vendaval «agazapados en un rincón, mientras que las aves no se movían de sus paraderos e, incluso, estaban en el suelo. Además, muchas se dejaban coger».

Junco también observó que el fuerte viento, al soplar de Oeste a Este, desplazó a muchas aves migratorias, causando «muchos accidentes con pájaros que se estrellaron contra cables y árboles».

De todas formas, este experto asegura que los grandes mamíferos en libertad tienen sus propios recursos para solventar condiciones tan adversas, pues «los rebecos buscan laderas resguardadas del viento o cuevas, mientras que jabalíes, ciervos y corzos se guarecen en matorrales. Nunca hemos encontrado un mamífero que muriera por la caída de algún árbol», asegura Junco, quien añade que la propia nieve, sobre todo si está suelta, actúa como freno natural para la fuerza del viento.

En la mar

Pero el mal tiempo no sólo afectó al hábitat terrestre, sino que la mala mar también tuvo sus efectos entre los animales acuáticos, especialmente entre los cetáceos. Y no es que las fuertes olas les perjudicaran, sino que el oleaje, unido a la actividad humana, ha incrementado el número de varamientos en la costa asturiana. Luis Laria, responsable del Cepesma, informó de que «la semana pasada tuvimos siete varamientos y esta, dos. Eran delfines comunes, calderones y delfines listados».

 Y es que también se trataba de ejemplares que no presentaban muy buenas condiciones físicas y que se enredaron en aparejos que no pudieron ser retirados debido, precisamente, a las malas condiciones del Cantábrico. Además, a las instalaciones que el Cepesma tiene en Luarca llegaron numerosas aves heridas, la mayoría de ellas producto de disparos, ya que fueron muchas las que llegaron a las costas del Principado para capear los temporales.

EL COMERCIO DIGITAL

Escriba su comentario