El Gobierno de Navarra destina 180.000 euros a un plan del control del virus del “bronceado del tomate”

EscudoNavarra.gifEl Gobierno de Navarra, a través del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente destinará 180.000 euros para ejecutar un plan de actuación sobre el control del virus del “bronceado del tomate”. La actuación del Departamento pretende buscar métodos alternativos de lucha contra dicha enfermedad, fomentar el uso de productos fitosanitarios respetuosos con la fauna auxiliar, informar y formar al sector, y establecer las correspondientes medidas fitosanitarias.

El bronceado del tomate, de carácter endémico en algunas regiones españolas, ha sido detectado en focos puntuales en Navarra, en anteriores campañas. Concretamente, se ha observado la especial incidencia del virus en algunas parcelas de Buñuel, Ribaforada y Azagra, que han sido catalogadas como zona no recomendada para la implantación de los cultivos de tomate, pimiento, lechuga y tabaco. Es por esta razón por la que se ha venido combatiendo este virus en la Comunidad Foral.

Según los técnicos del Departamento y del Instituto Técnico y de Gestión Agrícola (ITGA), en las parcelas donde los niveles de infección son especialmente graves, la medida más apropiada consiste en el arranque y destrucción del cultivo, lo que conlleva la correspondiente indemnización. Además de esta ayuda, el Departamento tiene fijada otras en especie mediante servicios subvencionados que los llevará a cabo directamente o a través de sus entes instrumentales.

El virus del bronceado del tomate, que es una grave enfermedad que se transmite a través de un insecto, puede afectar a numerosas especies de plantas y cultivos hortícolas y causar numerosos daños económicos a la agricultura si no se logra el control adecuado. En resumen, las medidas posibles más eficaces son las preventivas, y en caso de aparecer algunos focos, la completa destrucción de las plantas afectadas y las más cercanas.

El Departamento recomienda a los agricultores la vigilancia sistemática de los cultivos para detectar de manera precoz la aparición de los síntomas propios de la citada enfermedad, que se manifiesta en plantas enanas o secas, así como en hojas y frutos con severas decoloraciones. Otro de los consejos consiste en que los agricultores afectados se pongan en contacto con el Departamento o con el ITGA.

Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario