El Gobierno admite que la leche y el pan subirán en los próximos meses

Los precios de algunos productos básicos pueden aumentar hasta un 20%
Los mercados internacionales acusan el incremento de la demanda, empujada por el impulso de China e India
El pan puede ser uno de los productos que más suban en los próximos años.Ya lo reconoce hasta el Gobierno. Los precios de los productos básicos -leche, pan y huevos, entre otros- han comenzado a subir y más pronto que tarde este ascenso repercutirá en el consumidor. Algunos medios han cifrado hasta en un 20% esta subida, si bien aún es pronto para calibrar en qué medida va a afectar al ciudadano de a pie el incremento en las materias primas, un movimiento generalizado de modo internacional y que responde a factores tan diversos como la sequía de Australia o Nueva Zelanda o el incremento en el cultivo de biocombustibles.

Ya lo reconoce hasta el Gobierno. Los precios de los productos básicos -leche, pan y huevos, entre otros- han comenzado a subir y más pronto que tarde este ascenso repercutirá en el consumidor. Algunos medios han cifrado hasta en un 20% esta subida, si bien aún es pronto para calibrar en qué medida va a afectar al ciudadano de a pie el incremento en las materias primas, un movimiento generalizado de modo internacional y que responde a factores tan diversos como la sequía de Australia o Nueva Zelanda o el incremento en el cultivo de biocombustibles.

Josep Puxeu, secretario general de Agricultura, fue el primer miembro del Ejecutivo en pronunciarse ayer sobre este hecho, que él situó especialmente en “la leche y los cereales”. El responsable indicó que “esos precios, más allá de lo que puedan soportar las industrias de la transformación y los canales de distribución en sus propios márgenes, tienen que tener una traslación al consumidor”, y precisó que se trata de “una circunstancia generalizada, no exclusivamente española”. En el departamento que dirige Elena Espinosa son “conscientes” de que hay un aumento de la demanda de materias primas, por lo que han mantenido reuniones tanto con los sectores afectados como con la Comisión Europea “para intentar flexibilizar” esa posición de escasez y que no se den “precios altos en destino”.

El trigo y la cebada, por ejemplo, ya han visto cómo su cotización se incrementaba hasta en un 50% en apenas un año. Así, la cebada ha pasado de ser cobrada a 10,8 céntimos a pagarse a más de 16 céntimos. En el caso del trigo, el incremento ha sido similar: de 13 céntimos ha pasado a 19 céntimos. Desde los sindicatos agrarios se advierte, sin embargo, de que los precios están situándose en “índices normales”. “Estaban muy, muy bajos”, explicó Ángel Eraúl, de UAGN. Desde EHNE se admite que la subida en el precio de los cereales es positiva para los agricultores, pero recuerdan que se incrementan también los precios de los piensos, por lo que que los ganaderos pueden verse afectados.

En algunos productos, por ejemplo en el pan, esta subida aún no se ha dejado sentir por el consumidor. Pero, más tarde o más temprano, lo hará. Javier Azpilicueta, responsable del Departamento Comercial de Panasa, primera industria navarra en la fabricación de pan, explicaba ayer que el aumento en los precios de las harinas y los cereales ha sido continuo y mantenido durante los últimos meses. “De momento no hay previsión de subir los precios, pero de mantenerse esta subidas es algo que ocurrirá”. Azpilicueta señaló que no “todas las subidas repercuten en el consumidor” y que no sólo han sido altas las subidas de las materias primas. “También la energía se ha encarecido”.

Kaiku, otra empresa navarra de referencia en el sector de la alimentación, centrada en este caso en los productos lácteos, anunció hace ya más de un mes un incremento del 7,8% en el precio que paga a sus productores por cada litro de leche, fijado ahora mismo en 33,1 céntimos. Kaiku, que reconoció que esto se dejaría notar en el consumidor, explicó entonces la subida “por la escasez de leche evidente en los últimos meses”. Desde el consejo de Kaiku explicaron también que los márgenes en los que se movían los productores resultaban extraordinariamente ajustados, por lo que el incremento se había vuelto “imprescindible”.

Del mismo modo, Leche Pascual anunció la semana pasada un incremento del 5% en los precios de sus productos y advirtió de que es probable que estas subidas se repitan en los próximos meses, algo que también han hecho Ebro Puleva y Lentral Lechera Asturiana. “Cada uno trata de atar a sus proveedores, porque en estos casos el mercado manda”, explicaban desde una importante industria láctea.

Las razones de este movimiento, que seguramente continúe en los próximos meses, hay que buscarlas, por ejemplo, en India y China, que han comenzado a importar a gran escala algunos de estos productos básicos. En China, el consumo de carne ha crecido casi un 40% en los últimos años, por lo que las importaciones de piensos se han disparado. En el caso de la leche, además de la mayor demanda, la fuerte sequía de Oceanía ha hecho que los precios se dispararan por la caída en la producción.

Biocombustibles, una de las razones
Las asociaciones de consumidores advirtieron ayer de la subida de los precios de los alimentos debido, fundamentalmente, al desarrollo de los biocombustibles y a los problemas de abastecimiento que provoca en la industria alimentaria, por lo que reclamaron al Gobierno que adopte medidas para atajar la situación. “Pensamos que se trata del efecto de los biocombustibles pero hay subidas que nos parecen muy exageradas y, tal y como están los salarios, representan para los consumidores una pérdida de capacidad adquisitiva muy importante”, dijo López, en declaraciones a Europa Press . Así, la Unión Europea ha fijado en un 10% el porcentaje de energía que debe provenir de materias primas en 2010. Las superficies de cultivo, sin embargo, no se han incrementado, por lo que, en una situación de aumento de la demanda de trigo o cebada para consumo humano, los precios de estos productos suben.

Fuente. noticiasdenavarra.com

Escriba su comentario