El Día de la Lucha Campesina defiende una agricultura local y de venta directa

logo_ehne.gifNOTICIAS DE NAVARRA – Varios colectivos del ámbito social y económico se dieron cita ayer en Pamplona para defender la soberanía alimentaria frente al actual modelo agroindustrial, en una jornada enmarcada dentro del Día Internacional de la Lucha Campesina.

Centenares de personas se acercaron a la plaza San Francisco, donde representantes de las diferentes asociaciones y organizaciones explicaban en sus stands a través de paneles informativos y de palabra por qué hay que cambiar el actual sistema neoliberal. “Los alimentos están fuera del alcance de los consumidores pobres porque sus precios son altos, y los grandes comerciantes, supermercados y especuladores continúan engrosando sus beneficios a costa de la ruina de productores y el hambre de otros”, denunció ayer Joseba Etxarte, miembro de la Ejecutiva y vocal del cereal del sindicato EHNE.

La jornada educativa y lúdica en la plaza San Francisco estuvo precedida de una marcha que comenzó en las huertas de Aranzadi, con una pancarta en la que se leía: Día de la lucha campesina; construyendo la soberanía alimentaria.

EN QUÉ CONSISTE La soberanía alimentaria consiste en defender la agricultura a pequeña escala, la agroecología y la producción local en todo el mundo cuando es posible, ya que es la forma más “eficaz y justa” de producción y distribución de los alimentos. Sin embargo, “esta reivindicación requiere la involucración de los gobiernos”, remarcó Etxarte. Los colectivos reunidos en Pamplona hicieron un llamamiento a los productores, consumidores y a la sociedad en general para que apoyen el modelo agroecológico frente al agroindustrial.

“Abogamos por un consumo local y de temporada; por la relación directa entre el consumidor y el productor porque genera confianza; y lo más importante con este modelo el consumidor sabe qué come”, explicó. Sin embargo, el actual sistema que impera, el capitalista, especulador y global, prioriza “los bajos precios sobre la calidad del producto; el consumo compulsivo fomentado por la publicidad y el marketing; y en muchas ocasiones, los consumidores desconocen qué están adquiriendo”, resaltó Joseba Etxarte. Además, el modelo que domina “favorece la pérdida de la biodiversidad; fomenta la dependencia de las multinacionales y la competencia desleal; contribuye a las grandes dependencias energéticas y generación de residuos; y provoca la migración de los campos a las ciudades”.

LABOR DE CONCIENCIACIÓN Los diferentes colectivos intentaron concienciar ayer a los ciudadanos por medio de tres espacios. Uno se dedicó a los más pequeños, donde se desarrollaron juegos y se leyeron cuentos relacionados con la agricultura. Hubo otra área donde una mesa de debate abordó los impactos del modelo agroalimentario. De esta forma, un panel anunciaba el menú a tratar de la siguiente manera: entrantes, experiencias a la vinagreta; primer plato, ensalada de impactos; segundo planto, biomenestra campesina; y de postre, alternativas confitadas. Así, un tercer espacio mostró el proceso de elaboración del queso artesano, herramientas de apicultor y degustación de carne ecológica.

Etxarte recalcó que desde EHNE y desde el resto de organizaciones se está trabajando en defensa de la soberanía alimentaria. “El proyecto ARCO de venta directa es un ejemplo; iniciativa que ahora la queremos trasladar a Pamplona y su Comarca. Ya hemos hecho los primeros encuentros con los productores, y se muestran interesados”.

Natxo Larrainzar (EHNE) también contaba que se están juntando “con los ayuntamientos para impulsar en los pueblos mercados semanales exclusivamente para que agricultores y ganaderos vendan directamente su producto”, una alternativa que está teniendo éxito en la CAV. Además, a medio plazo, EHNE quiere que el Gobierno foral y los colegios se involucren para que en los comedores se sirvan menús “de la tierra, ecológicos y de calidad”.

Escriba su comentario