El campo alavés podría llegar a perder la mitad de la cosecha del cereal

logoUAGA«Todavía es pronto para evaluar las pérdidas, pero los daños van a ser muy importantes». El primer balance hecho público ayer por la Unión de Ganaderos y Agricultores de Álava, UAGA, apenas dejaba lugar al optimismo. «Hay muchas fincas arrasadas y la situación tiene muy mala pinta», explicó a EL CORREO un portavoz autorizado del sindicato agrario.

En la práctica, este primer análisis, basado más en impresiones que en evaluaciones reales, podría traducirse en la pérdida de, al menos, la mitad de la cosecha de cereales como el trigo, la avena y la cebada. «Además -apuntan desde la UAGA- la remolacha que no se ha podido sembrar por las lluvias de semanas anteriores tampoco se podrá ahora, lo mismo que con la patata. La almacenada también se ha perdido», agregaron.

Proteger las huertas

Por si esto fuera poco, el laboratorio de sanidad vegetal de Neiker-Tecnalia ha detectado ya los primeros casos de plantas infectadas con el hongo mildiu de la patata, tanto en vertederos en los que se acumulan residuos del tubérculo, como en cultivos comerciales. Por este motivo, desde Neiker-Tecnalia se aconsejó ayer a los agricultores -en especial a los propietarios de huertas familiares- que protejan sus cultivos con fungicidas sistemáticos adecuados. «Es muy importante -explican desde el laboratorio- que traten de forma adecuada la plantación, ya que podrían actuar como transmisores de la enfermedad a otras parcelas próximas».

Consciente de las importantes pérdidas económicas que el desbordamiento de los ríos Batán, Zapardiel, Errekaleor y Santo Tomás puede acarrear en el sector agroganadero alavés, la Diputación alavesa habilitó ayer una oficina y un teléfono de atención urgente gratuito para los agricultores afectados por la riada. El teléfono es el 945 18 18 20, mientras que la oficina de atención específica ha quedado ubicada en en el registro general de la plaza de la Provincia.

Fuente. EL CORREO

Escriba su comentario