EHNE y ENBA denunciarán en Euskadi y Navarra la “grave situación” del sector

aplauso3.gifLos ganaderos pierden diez céntimos por cada litro que producen, «lo que abocará al cierre de explotaciones». Exigen soluciones a la Adminstración, industria y distribuidores

MOVILIZACIONES

21 de julio: Manifestación por las calles de Vitoria, que concluirá ante la sede del Gobierno Vasco.
23 de julio: Tractorada desde Galarreta y Tolosa a la central de Iparlat en Urnieta.
28 de julio: Manifestación en Iruña, que concluirá ante la sede del Gobierno Foral.
30 de julio: Movilizaciones ante las grandes cadenas de distribución.

«No queda más remedio que salir a la calle, nuestros baserritarras nos piden eso y también que vayamos de la mano». Mikel Arteaga, presidente de Enba, justificaba así las movilizaciones conjuntas que llevarán a cabo este sindicato y Ehne en lo que resta de mes para reclamar a las administraciones, a la industria y a las grandes cadenas de distribución «soluciones a la grave situación que atraviesa el sector lácteo en el País Vasco y Navarra».

Y es que la imagen de ayer fue inusitada, ya que se trata de la primera vez que ambas asociaciones agroganaderas realizan una convocatoria conjunta desde que Enba se escindió de Ehne hace veinte años.

Pero la crisis les ha vuelto a hacer compañeros de viaje. La situación del sector es tan crítica, según sus responsables, «que si no le damos la vuelta en dos meses, muchas explotaciones tendrán que cerrar», explicaba Mikel Arteaga, que compareció junto con la responsable de la Confederación de Ehne, Eneritz Otamendi, así como otros representantes territoriales. Es más, apuntó que algunas explotaciones han presentado ya expedientes de cierre, aunque no pudo cuantificar el número, ya que indicó que los baserritarras «tratarán de hacer todo lo posible antes de echar la persiana, como vender parte de su patrimonio».

Las soluciones que exigen pasan fundamentalmente por el incremento del precio que se abona a los ganaderos por la leche. Y es que indicaron que desde marzo están produciendo en pérdidas y que la situación se va agravando a medida que pasan los meses.

Asimismo, auntaron que en estos momentos los productores reciben una media de 0,28 euros por litro de leche, mientras que los costes son de 0,38, con lo que están perdiendo diez céntimos de euro por litro.

Se mostraron especialmente críticos con las grandes cadenas de distribución, porque «devalúan nuestros productos utilizándolos como arma en sus luchas comerciales y nos imponen precios por debajo de nuestro costes de producción», remarcaba Eneritz. En este sentido, reclaman que las marcas blancas de leche eleven su precio, ya que consideran que a la cotización actual, que ronda los 0,47 euros, «pierde toda la cadena».

Marcas blancas

Igualmente, indicaron que las políticas de las marcas blancas «ahondan el anonimato del producto y permiten a la distribución jugar con la calidad para la aplicación de las políticas de precios agresivas, llegando a ventas por debajo de los costos aún siendo ésta una práctica ilegal».

Los productores de leche reclaman que se ponga en marcha un observatorio de precios que controle todos los eslabones de la cadena comercial. También solicitan una ley de contratos agrarios que oblique a las negociaciones entre las partes para impedir la venta con pérdidas.

Escriba su comentario