EHNE se felicita de la postura de la UE sobre el queso DO Roncal

logo_ehne.gifFINANZAS – El sindicato EHNE se ha felicitado hoy por que la Comisión Europea haya pedido en una notificación «la retirada» de la solicitud presentada desde Navarra para ampliar las razas de ovejas válidas para la producción de queso DO Roncal.

El dirigente de EHNE Ignacio Gil ha indicado a Efe que de esta manera Bruselas respalda la tesis de su sindicato favorable a limitar las razas a la latxa y la rasa, al tiempo que ha subrayado la «contundencia» con la que argumenta la notificación.

En este sentido, y aunque se ha dado a los promotores de la reforma, el Gobierno foral, la industria y el sindicato UAGN, seis meses para que presenten sus alegaciones, Gil ha subrayado que la Comisión argumenta en contra de la solicitud planteada que son precisamente las razas latxa y rasa «las determinantes para la calidad» del queso de la DO Roncal, y que además admitir otras foráneas «no refuerza el vínculo de la DO con el territorio en el que está enclavada».

Con este posicionamiento europeo, Gil ha comentado que EHNE va a pedir una reunión extraordinaria del Consejo Regular de la DO para solicitar en ella que se renuncie a la modificación planteada, al tiempo que instan asimismo al Gobierno foral que deje sin efecto la autorización temporal que dio para la recogida de leche de razas foráneas con destino al queso de la DO Roncal.

Al respecto ha puntualizado que mantener esta autorización provisional no solo crea «un escenario artificial» si Bruselas mantiene su actual postura sino que además «pone en serio riesgo la viabilidad de las explotaciones autóctonas».

Otro argumento de EHNE en defensa de sus tesis es que en el registro oficial de la DO se han inscrito nuevas explotaciones de ovejas latxas y rasas, «por lo que hay potencial suficiente para atender la demanda» sin dar entrada a nuevas razas, «cuando además no hemos visto que la demanda haya aumentado a pesar de lo que decían los promotores de la reforma».

Ignacio Gil ha destacado igualmente que, al riesgo de viabilidad que puede suponer para las 1.400 explotaciones navarras de latxa y rasa la admisión de razas foráneas, se suman también las consecuencias que la desaparición de las mismas tendría para la vertebración del territorio y la conservación del medio ambiente.

Escriba su comentario