EHNE rechaza “el tijeretazo” a las ayudas directas y las cifra en un 35%

logo_ehne.gifEHNE ha rechazado el “tijeretazo” acordado por la UE a las ayudas directas a los agricultores, fijadas en el 10%, pero que, teniendo en cuenta que quedarán congeladas hasta 2013 y el efecto de la inflación, este sindicato agrario vasco ha cifrado en un 35%.

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea aprobaron ayer, tras un año de negociación, una reforma de su Política Agrícola Común (PAC) con una reducción del 10% de las ayudas directas y aumentos revisables de las cuotas lecheras.

A través de un comunicado, EHNE ha asegurado hoy que este recorte de las ayudas directas es “algo imposible de asumir para la débil rentabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones agrarias” y supone “una reducción directa de la renta de los y las baserritarras”.

Estas medidas, según el sindicato, supondrán “la puntilla” para el sector lácteo, ya que “la experiencia nos dice que un aumento lineal la cuota se traduce en precios de la leche en el campo por debajo de los costes”.

En este marco, según EHNE, los países con más cuota, caso de Francia, “inundan al resto con sus excedentes a bajo precio bajando el precio en origen, mientras que la ciudadanía tiene que pagar más porque dependen aún más de las empresas importadoras”.

La organización agraria ha recordado que la política seguida por la UE en materia agrícola ha tenido negativas consecuencias tanto para los agricultores como para los consumidores: “el precio de los productos básicos se ha disparado”, mientras que “los agricultores y ganaderos reciben precios que no les permiten cubrir los costes de producción”.

Frente a esta situación, EHNE ha reclamado que la alimentación sea considerada “un asunto estratégico para el conjunto de la sociedad”, apoyada en “políticas públicas” para un sector que “debe ser protegido” para evitar la dependencia del exterior.

Por eso, ha pedido que la UE abandone “la regulación de mercados”, reinstaure los mecanismos que “eviten la fluctuación” de los mercados agrícolas y “garanticen” unos precios a los agricultores que “superen sus costes de producción”.

En cuanto a las administraciones vascas, EHNE ha expresado que la manera de garantizar un futuro para el sector agrario vasco “es implementando la soberanía alimentaria en las decisiones políticas”.

FINANZAS

Escriba su comentario