EHNE pide que se consuma carne producida en el País Vasco, que tiene «más garantías de calidad»

logo_ehne.gifReclama un mayor control del etiquetado, ante la situación «crítica» del sector

La crisis económica no deja títere con cabeza, pero si hay algún sector que lleva años lastrado por las penurias es el primario, y en concreto, el agroganadero. Las quejas de los productores de carne suelen ser recurrentes y ayer volvieron a levantar la voz. Pidieron a los consumidores que compren carne producida aquí.

Un mensaje simple pero que no puede llamar a engaño, ya que las razones que esgrimen los productores de carne son de peso. La principal, es la de la calidad. Según indicaron ayer los responsables del sector del sindicato agroganadero EHNE, Aritz Katarain y Garikoitz Nazabal, «la carne de fuera no garantiza al consumidor ninguna calidad. Lo que garantiza la calidad es la carne que producimos en las explotaciones familiares, con un engorde sano, con los mataderos y las carnicerías cerca».

El 80%, de fuera

Recordaron que ocho de cada diez terneros que se consumen en el País Vasco proceden de fuera, lo que está poniendo en peligro la viabilidad de las explotaciones autóctonas. A ello se une, según los ganaderos, el incremento constante de los gastos y en especial del coste de las materias primas, lo que está provocando que en los dos últimos años algunas explotaciones hayan tenido que abandonar el engorde de carne por ser deficitarias, especialmente las más pequeñas. Y es que apuntan que mientras la producción de un kilo de carne les cuestas 4,5 euros, la venta no alcanza los cuatro euros.

Recalcan que con el consumo de carne del País Vasco no sólo se ayuda a sostener un sector que «produce alimentos de calidad y de confianza», sino que también se garantiza el cuidado de la naturalez y el medio ambiente, ya que los baserritarras se convierten en gestores del entorno medioambiental. «De este modo saldremos todos ganando: los consumidores, los baserritarras y la propia sociedad», recalcan.

DIARIO VASCO

Escriba su comentario