EHNE exige que se respalde la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de campesinas y campesinos

ehne-logo

Del 15 al 19 de junio el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas decidirá en Ginebra si se continúa desarrollando la Declaración

Dentro del Año Internacional de la Agricultura familiar en 2014, en el mes de junio el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas deberá decidir en Ginebra cómo desarrollará el proceso de negociación para la adaptación de una nueva declaración de los derechos de los campesinos y las campesinas. Declaración impulsada por la Vía Campesina, organización de la que es parte EHNE, y que tiene como fin promover la protección de quienes trabajan la tierra por sí mismos y dependen sobre todo del trabajo en familia, actividades de agricultura, ganadería, trashumancia y también de artesanía relacionada con la agricultura.

En vísperas de la celebración de San Isidro, patrón de los y las baserritarras, el próximo jueves 15 de mayo, EHNE quiere recordar la situación que padecen miles de pequeños agricultores y agricultoras que cada año son víctimas de expropiación, expulsión y desplazamientos forzosos. Además, la cada vez mayor apertura de la agricultura a la competencia internacional con el marco de los acuerdos comerciales de libre comercio y la gran tensión en cuanto a la adquisición de tierras sume a los pequeños productores en situaciones de discriminación insostenibles.

En 2012 el Consejo de Derechos Humanos votó una resolución por la que se creaba un grupo intergubernamental de trabajo encargado de redactar la Declaración de la ONU sobre los Derechos de Campesinas y Campesinos. El próximo mes de junio, del 15 al 19, se celebrará la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos en la cual se votará la continuación o no del Segundo Grupo Intergubernamental de Trabajo. Para que la declaración continúe adelante y garantice los derechos de las campesinas y los campesinos a la soberanía alimentaria, al acceso a la tierra o el derecho al uso de las semillas libres de patentes es indispensable el apoyo de las administraciones locales. Por todo ello, EHNE remitirá la declaración a las administraciones locales con el fin de recabar su apoyo.

Los y las baserritarras tienen derecho a la soberanía alimentaria, que comprende el derecho a una alimentación saludable y culturalmente apropiada, producida mediante métodos racionales y sostenibles, y el derecho a definir sus propios sistemas de alimentación y agricultura. Además la labor de los y las baserritarras es fundamental a la hora de mantener la biodiversidad, cuidado del medio ambiente y la vida en las zonas rurales.

Por último, EHNE exige que se apoyen políticas agrarias que faciliten el trabajo y la continuidad de y los y las baserritarras con el apoyo de medidas especificas dentro del Plan de Desarrollo Rural Sostenible 2014-2020 (actualmente en proceso de redacción) destinando las ayudas a las personas agricultoras a titulo principal (ATP) y fomentando las ayudas agroambientales, las indemnizaciones compensatorias, el asesoramiento y la instalación de personas jóvenes en el sector.

Escriba su comentario