EHNE exige precios “dignos” para el sector lácteo y cambios en las políticas agrarias

logo_ehne.gifEl sindicato EHNE ha exigido precios “más dignos” para el sector lácteo y un cambio en las políticas agrarias. Ha censurado la actitud de la industria láctea, “más prepotente que nunca”.

Para denunciar esta situación, la organización agroganadera ha convocado una movilización el próximo 5 de junio, que consistirá en una “tractorada” desde Karrantza, donde saldrá a las 08.30, hasta Bilbo, donde será recibida a las 11.30 en la plaza Moyua. GARA

Según han explicado los miembros de la Ejecutiva confederal de EHNE Eneritz Otamendi y Mikel Kormenzana, “pese a llevar 20 en crisis, la situación actual es gravísima, por eso ahora más que nunca es necesaria una solución de mano de las administraciones públicas”.

Kormenzana ha asegurado que los precios que reciben los productores hace tiempo que están “por debajo” de los costes de producción y todas las explotaciones están en el “límite de pérdidas y beneficios”.

El sindicato agroalimentario ha pedido que las administraciones controlen con herramientas públicas, como un observatorio de precios, desde la producción hasta el consumo de los alimentos. Quieren que se garantice que los productores reciban precios por encima de los costes de producción y que las grandes distribuidoras, que aplican márgenes “exagerados”, sean controladas. Su objetivo es “garantizar precios justos, tanto para productores, como para consumidores”.

Marcas blancas

El doble etiquetado, que permita conocer el precio en origen y destino, según los miembros de la ejecutiva confederal de EHNE, “dará la opción al consumidor de elegir entre las leches que retribuya al productor de forma más justa”.

La procedencia de la leche es otro de los motivos que han señalado a favor de este doble etiquetado y han asegurado, en este sentido, que “el problema viene de manos de las marcas blancas que las grandes superficies venden”, cuya calidad y procedencia es “muy dudosa”. “La gran distribución está apretando a las fábricas y por tanto a los productores mediante el uso de estas marcas como reclamo, por ello exigimos a la administración que evite estas políticas de reclamo porque va a destruir todo un sector”, han añadido desde EHNE.

Kormenzana ha denunciado la existencia de industrias que pagan por debajo de su precio de coste de producción y por ello ha pedido que “no reciban ninguna ayuda, ya vale de subvencionar con dinero público la ruina de los ganaderos”. Esto ha provocado, ha indicado, que “en 15 ó 20 años en Euskadi se ha pasado de 12.000 explotaciones a 800, y que si siguen así, pronto cerrarán”.

Prácticas ilegales

EHNE reclama además que las administraciones han desarrollado políticas para la concentración empresarial, y que han generado explotaciones dependientes de los recursos externos.

Exigen también que no desaparezcan las cuotas -previsto para 2016- ya que a su entender “son necesarias pero se tienen que reducir para adaptarlo al consumo local”. Para impulsar este consumo proponen la eliminación de las ayudas a la exportación ya que provoca “sobreproducción y dumping (uso de leche de fuera a precio inferior a la de aquí)”.

Los miembros de la ejecutiva confederal de EHNE han solicitado finalmente un control en las importaciones, “sobre todo en el precio y calidad de los productos”, y han denunciado las “artimañas” de la industria, como “la utilización de los permeatos y lacteatos, sobrantes de la leche que se mezclan con leche en polvo y se envasan como leche”. “Son prácticas ilegales”, han señalado.

Escriba su comentario