Eco-urbanitas

abc.gif 

No me gusta la caza. Bien lo sabe mi padre que sufrió el activismo infantil y juvenil contra su gran afición en su propia casa. Pero reconozco una incontestable razón de parte de los cazadores. Su amor por el campo, su conocimiento del medio y su contribución a su cuidado. En eso dan cien vueltas a todos estos eco-urbanitas que, como la ministra de Medio Ambiente, se han puesto a prohibir el campo a los propios campesinos.

Los cazadores son gentes de campo, incluso los que nacieron por equivocación en la ciudad. Y la invasión de los eco-urbanitas y sus prohibiciones les produce la misma perplejidad que a todos los que pertenecemos a la España rural. Nos quieren encerrar la naturaleza en urnas de cristal, en inmensos jardines zoológicos donde quien sobra es el propio campesino. El hombre es convertido en el invasor de su tierra. En depredador, en extraño, en enemigo.

Gentes que sufren de ansiedad ante una araña, que se remueven incómodas en la oscuridad del bosque, que hacen ecología para visitas rurales de fin de semana, quieren separar al campo de las personas. Cuando me adentro en lo que considero el más bello paraje de mi tierra, la proclamada Reserva del Urdaibai, siento la tristeza de la naturaleza fría, solitaria, aislada. Y muerta, muerta para los humanos. Árboles y animales crecen enfrentados al hombre. Han restringido la especie humana. Su impronta quedó paralizada en el pasado. El bellísimo jardín zoológico se ha convertido en un museo y produce los mismos escalofríos que los paisajes urbanos donde hubieran prohibido a los humanos. Los cazadores y los campesinos quieren recuperar el museo para la vida. La de los humanos.

Fuente. ABC/Edurne Uriarte/Club-caza.com

7 Respuestas to “Eco-urbanitas”

  1. narbon Says:

    Que no se escondan los ecologistas detrás de los urbanitas, que la gente de las ciudades no piensan como ellos. Los ecologistas son literalmente “una docena”, muy poca gente, politizada “a tope” que venden a través de la denuncia demagógica y mentirosa un mundo irreal. La gente de las ciudades (urbanitas a toda honra) desconoce la naturaleza y el campo pero no es tonta. La radicalidad que están demostrando los ecologistas con actos de sabotaje hacia lo que no toleran ni pueden impedir democráticamente, les esta distanciando y aislando de la sociedad.

  2. GAZTE GAZTA Says:

    Cuidado que esta gente enseguida te amenaza y organiza boicots y nuestros clientes son la gente de las ciudades. No hay que menospreciar la influencia de estos gropusculos en quien desconoce la naturaleza. 

  3. benditos seais Says:

    Si los agresores habéis sido los aldeanos y los asesinos. Quienes desenmascaramos y denunciamos vuestros abusos y atentados a la naturaleza solo ofrecimos una denuncia y defensa pasiva. Os vigilamos y denunciaremos. En la manifestacion del PP, perdon Madrid solo etuvisteis los amigos de mariano y la Duquesa de Alba.

  4. owama Says:

    No conozco manifestacion ecologista que junte a mas de 500 personas. No teneis apoyo popular porque mentis en vuestro beneficio.

  5. rakel Says:

    Dejarles a los tronados de ecologistas con su tormenta y hablar algo de la mujer trabajadora. Mi situacion como mujer trabajadora rural es miserable, cuido de mis hijos, ama y ayudo a mi marido con las vacas todos los dias. Los politicos se acuerdan de nosotras en octubre hacia San Fausto creo que es el dia de la mujer rural y ahora el 8  antes de las elecciones. Pero yo sigo igual, cargando con el trabajo de casa, de la familia y ayudando los 365 dias del año con el ganado. Esto no es vida, alguien tiene que ayudarnos de alguna manera, no basta con echar la culpa a los hombres, en el caso de las mujeres rurales deberian de apoyarnos las diputaciones o el gobierno que toque.

  6. Geroa Says:

    Estamos en ello Rakel. Pensamos que en este caso seria recomendable que el articulo fuese reivindicativo y lo escribiese una mujer. ¿Si te animas?

  7. CONTRAPASA Says:

    ¿Manifestacion del PP? TE DIGO YO QUE MUCHOS QUE FUIMOS A LA MANI NO SOMOS PARA NADA DEL PP….JAJAJA

Escriba su comentario