Eco ignorantes

aplauso3.gifDESVEDA – Hace unos días nos sorprendía la noticia de que la Guardia Civil había arrestado en diferentes ciudades, entre ellas Bilbao, a varias personas relacionadas con diferentes actos relacionados con sueltas de animales de granjas y de ataques a la propiedad privada. Lo más triste de la situación es que en nuestra tierra exista este tipo de gente, radicales hasta la médula y fanáticos que como bien ha quedado demostrado con estas últimas detenciones están relacionados de alguna manera con actos delictivos y completamente fuera de lugar. Es lo que pasa cuando uno no puede mirar más allá de sus propios morros y cree que el mundo en el que vivimos es sólo de ellos y de nadie más.

Desde ADECAP GAZTEAK venimos denunciando desde hace algún tiempo la manipulación mediática que llevan a cabo dichos grupos radicales, alguno de ellos con sede en la capital vizcaína, que escudándose en una simple asociación pro derechos de los animales, se dedica a sabotear a cazadores, agricultores, ganaderos etc. Lo que resulta preocupante y a lo que tendrán que contestar el Gobierno Vasco es si esta asociación ha recibido algún tipo de ayuda económica por el supuesto trabajo que desempeña, ya que entre la doctrina que esta gente promulga esta la desaparición de la ganadería, la pesca profesional y la caza, curiosamente dependientes de la Consejería de medio ambiente dirigida por Pilar Unzalu, quien no ha tenido pudor alguno en promover charlas donde participaban los cabecillas de los detenidos.

Lo que dejan bien claro estos cuatro urbanitas metidos a supuestos salvadores del mundo es su gran ignorancia respecto al campo y al mundo rural, abstrayéndose de una realidad y queriendo imponer por la fuerza su radical manera de entender la naturaleza, un modo de ver las cosas completamente fanático y peligroso al que por suerte ya se le está empezando a ver el plumero, y a los que esperamos que se les acabe el chollo de subvenciones y donaciones en cuanto la gente se percate de quiénes son y qué hacen.

Escriba su comentario