Devaneos y demagogias del Colegio de Veterinarios de Cantabria

escudo_cantabria.gifLo cierto es que el señor Asensio, Presidente del (Ilustrísimo en lo sucesivo que no ilustre por lo que nos cuesta a los ganaderos) Colegio de Veterinarios de Cantabria, nos tiene acostumbrados a estas salidas de tono en reflexiones que ya por lo utilizadas en anteriores ocasiones y por distintos colectivos están pasadas de moda, luego el argumento, ya por gastado, parece mas un acoso de escaso rendimiento político desde el Ilustrísimo Colegio que el intentar defender intereses veterinarios o ganaderos.

Terminada momentáneamente por climatología la discusión de la lengua azul y vuelto a retomar el tema, con foto incluida lo que da consistencia al trasfondo político, donde el desacuerdo se produce consecuencia de quien vacuna, mas que cuando y de que forma, se exige la habilitación de los colegiados veterinarios para el mencionado trabajo por el Colegio de veterinarios sin preocuparle de quien hace frente al gasto si la Consejería que no puede hacerlo frente sin un concurso de adjudicación publica al que los colegiados y su presidente han renunciado (es mas seguro el dedo) o los ganaderos, en definitiva dinero para el ilustrísimo colegio, además del control de la vacuna en todo caso poder de decisión a quien y cuando, los dos grandes objetivos del Colegio de veterinarios y su Presidente y a lo que ya nos tienen acostumbrados a los ganaderos a pagar y callar.

Si en verdad querido Presidente te preocupan los ganaderos y sus rentas ¿por qué has llevado al tribunal Supremo de Justicia la decisión del gobierno del estado de suprimir el certificado de sacrificio por cada animal que va al matadero, cobrando de nuevo al ganadero los 12 euros del certificado y hartándole a paseos innecesarios ya suprimido? Seguramente no es por dinero si no por garantía sanitaria ¡pero que no! Que las vacas brucelosas y tuberculosas son comestibles y de envidiable calidad gastronómica según tú articulo 20/12/2008. Además que mas da si el ganadero paga 12 euros y tus colegiados certifican sin moverse de casa ni ver el animal, pero hacen bien, si se pueden comer con garantía sanitaria vacas diagnosticadas enfermas según tu criterio, no es inteligente visitar las sanas en los mismos controles sanitarios por cierto dos veces al año como mínimo.

Creemos sinceramente que ante la falta de causas ganaderas nobles de crítica has optado por salvar el mundo aportando soluciones al hambre y la crisis lo cual te podría haber reportado ese legitimo pelin que falto en tu carrera política, si el tema no hubiera sido la tan traída y llevada normativa sanitaria es lamentable que como Presidente del Ilustrísimo Colegio de veterinarios seas tu quien siembre la duda sobre la calidad de la carne ofertada en Cantabria cuando son tus colegiados los responsables sanitarios en los mataderos.

Leído cuidadosamente tu artículo nos sugiere algunas interrogantes y no poco desasosiego pues parece que te gusta más el modelo anterior donde el índice de positividad rozaba el escándalo los fraudes en las vacas sacrificadas estaban al orden del día y los ganaderos de Cantabria perdieron todo el crédito ganadero. La actual normativa sanitaria que tan dura fue al principio y de implantación difícil por la oposición de colectivos mas acostumbrados al beneficio de la desgracia ajena que a la mejora genética y a la ganadería de calidad, ha erradicado mal que te pese prácticamente la brucelosis en Cantabria y esta bajando considerablemente la positividad en tuberculosis, hasta tal punto que podemos afirmar con orgullo estar considerados sanitariamente de las mejores regiones sino la mejor de España en sanidad ganadera. La situación actual consiste en haber descendido el número de sacrificios por campaña de saneamientos notablemente y sigue bajando pues el índice de positividad es casi nulo con lo cual hemos llegado al mejor de los ahorros no tener que sacrificar vacas, asumido este echo que seguramente conoces como funcionario de la Consejería de Ganadería que intereses ganaderos defiendes.

Se dice se oye se rumorea en el sector que tus amistades están mas en la línea de los agentes comerciales (mataderos, entradores y tratantes) por cierto los mismos que sacrifican y comercializan las hipotéticas vacas de campaña de otras regiones despreciando las vacas sanas de Cantabria. Ellos son los grandes perjudicados con el nuevo sistema ya que no comercializan la desgracia de los ganaderos siempre adquirida a precios irrisorios, ni pueden despistar a los consumidores vendiendo producto adquirido a bajo precio como si de máxima calidad se tratara, aunque tu querido Asensio te empeñes en decir lo contrario que ya es bastante triste, esperamos que aceptes este comentario que deja en pañales tu peregrina idea sobre sanidad animal que no desnuda pues la desnudez a cierta edad suele ser síntoma de madurez. Desde la Cámara Agraria queremos resaltar el profundo respeto que merecen los grandes profesionales veterinarios colegiados y los que no lo están.

Saturados de felicidad, palabra obligada en estas fechas, deseamos a todo el sector prosperidad y como sufridores de males ajenos pedimos un precio digno para la leche y la carne de Cantabria a los Reyes Magos. Se pueden sumar a tan ardua tarea (Ministerio de desarrollo rural y marino, Consejería de Ganadería, Empresas de trasformación láctea y de carne, agentes de distribución, centros comerciales, almacenes de piensos, cooperativas agrarias y sector farmacéutico) entre otros porque si no se remedia el Colegio de Veterinarios y su Presidente se quedaran sin discurso.

EL DIARIO MONTAÑES

Escriba su comentario