Desde Venezuela: ¿Invertir en el campo?

Los venezolanos somos blancos, trigueños o negros, de acuerdo a la genética heredada del cruce de españoles, indios y negros que data desde la Conquista y la Colonia. Independientemente del color de nuestra piel, la Constitución vigente garantiza la igualdad ante la ley. Sin embargo, con el cuento de proteger a los “afrodescendientes”, el Gobierno a través del Instituto Nacional de Tierras -INTI, desarrolla una campaña discriminatoria y racista contra los propietarios de fincas, particularmente en el estado Yaracuy, donde inclusive el Gobierno de España puede dar fe de sus ciudadanos afectados por el terror agrario oficial y expropiados.

En el caso de la familia Pasarelli, propietaria legítima del fundo San Antonio, del municipio Veroes, éste se encuentra invadido desde julio de 2007 por “afrodescendientes”, que organizados en una cooperativa los despojaron a la fuerza de su propiedad, con el visto bueno y protección del Gobierno nacional a través del INTI y de la Gobernación de Yaracuy.

venezuela.jpgAhora resulta que ordenado el desalojo de los invasores por la juez de Primera Instancia Agraria, adscrita al Tribunal Supremo de Justicia, la Defensoría Agraria del estado Yaracuy, el INTI y el Gobierno regional, interfirieron la medida alegando que los invasores son beneficiarios de la Ley de Tierras y poseen acto de apertura del procedimiento administrativo de declaratoria de permanencia.

Mientras tanto la familia Pasarelli sigue impedida del acceso a su finca tomada a la fuerza por los invasores, y la producción del fundo San Antonio se encuentra paralizada, siendo el destino final incierto como los cientos de fincas invadidas y repartidas por el Gobierno sin posibilidad de defensa legal de los propietarios. Así ¿quién invierte en el campo y cómo no va haber desabastecimiento de alimentos?

Fuente. Agronotas desde Venezuela

Escriba su comentario