Cormoranes. Y POR SI FUERA POCO aquí tienen mas razones que razonan y justifican la regulacion de sus poblaciones en Euskadi.

Gd_cormoran_etendant_ses_ailes.JMFivatRecomendamos la lectura del siguiente articulo publicado en la web Las Mestas del Narcea, donde vienen una serie de enlaces que razonan y justifican, como dice el titulo de este articulo, “la regulación de las poblaciones de cormoranes en Euskadi.”

Si todavía tienen alguna duda merece la pena visitar esta web y enlaces.

6 Respuestas to “Cormoranes. Y POR SI FUERA POCO aquí tienen mas razones que razonan y justifican la regulacion de sus poblaciones en Euskadi.”

  1. txori Says:

    Aqui hay mucho rebuzno de aldeano ignorante.

  2. fanfarron Says:

    ALDEANO a toda honrra, esta afirmacion os define a la perfeccion. Los ecologistas solo creen lo que les interesa, cuando no se dice lo que quieren oir todos somos mentirosos. Se os ha calificado muy bien en este blog como “dictadura eco-sandia”, yo añadiria “eco-mafia”, sois cuatro gatos que os quereis imponer con mentiras.

  3. acoso Says:

    Aldeanos que expoliáis la naturaleza y contamináis nuestros campos y ríos, ahora queréis justificar las masacres de cazadores y pescadores actividades  anacrónicas, molestas, nocivas, insalubres y muy peligrosas. Ecológicamente insostenibles como empiezan a situarse la agricultura y ganaderia.

  4. giputxi Says:

    Mas vale ser aldeano e ignorante que gilipollas ilustrados. No os daís cuenta que al paso que vaís un día llegareís a igualar al ser humano con el mundo animal, y no distinguireís a una vaca que da leche con una madre que amamanta a su bebé.
    Ya se que pensareís que hay animales mejores que los humanos, y en eso os doy la razón. Uno de vuestros problemas, y teneís un montón aparte de los mentales, es que tendeís a generalizar todos los aspectos de la vida desde únicamente vuestro punto de vista, ignorando otros que muchas veces tienen la razón.
    De todas formas, todavía sois recueperables para la humanidad, únicamente teneís que seguir estos pasos:
    – Ser modestos.
    – Nadie tiene la única razón.
    – Descended al mundo exterior y salir de los despachos.

  5. Tarratian Says:

    El autor de ese escrito, Jose Antonio Suárez Garcia, no pertenece, como proclama, al Wetland International Cormorant Research Group. Ha sido desenmascarado en varios foros de pesca. En su defensa no se le ha ocurrido otra cosa que huir hacia adelante y alegar que, además participa en tal o cual otro proyecto pan-europeo de investigación. Y claro, antes se coge al mentiroso que al cojo. Uno de los proyectos que se autoatribuye, ASAP, tiene como co-partícipes a investigadores de la propia Universidad de Oviedo (donde Suárez es efectivamente profesor, pero de Topografía –lo mismo podía ser berdel–), profesores que, efectivamente, llevan años investigando tanto a los cormoranes como a los peces… pero que se oponen frontalmente a las medidas de ‘control’ que defiende el susodicho Suárez.

    Por otra parte, el estudio REDCAFE que mienta en su artículo deja claro que las medidas de descaste hechas en las zonas de invernadad son absolutamente inútiles, pero Suárez lo omite descaradamente. También concluye que los daños en piscifactorías y zonas de explotación intensiva están sobradamente acreditados, lo que no sucede con las poblaciones salvajes de peces. A los autores del informe REDCAFE les llama también la atención que las pérdidas económicas que presentan los colectivos de pescadores deportivos, que exceden notablemente las que rpesentan los grupos económicos directamente afectados (pescadores profesionales y piscicultores). Todo esto tampoco lo mienta Suárez en su artículo.

    Creo dejar claro que el contenido de ese artículo tiene mucho más de opinión que de carácter técnico, y que esas opiniones carecen de la más mínima base científica.

    Tarratian

  6. Tarratian Says:

    Giputxi: me llama la atención que exlcuyas la posibilidad de que haya aldeanos gilipollas. Yo conozco unos cuantos, créeme. Seguro que tu familia también conoce por lo menos a uno.

    Agur, aluba!

Escriba su comentario