Con olas como edificios

lazo_negro.gifLos que conocemos la mar sabemos bien que no exageraba el patrón de uno de los barcos que, en la madrugada de ayer, arriesgó más de la cuenta en auxilio del arrastrero Cordero a la altura de cabo Prioriño: «Había olas como edificios?», dijo el valiente patrón. Pero las autoridades competentes, las capitanías de puerto, dejan que los barcos salgan a la mar con previsiones de viento de 100 y más kilómetros por hora y olas de 10 o 15 metros, altas como edificios?

Hace más de veinte años que no se cierran los puertos. La norma desapareció ya en tiempos de las comandancias militares de Marina. Aquellas tres luces rojas verticales desplegadas en los penoles del mastelero de cada puerto, indicaban que ningún barco podía salir. El puerto estaba cerrado. Ahora no quedan ni siquiera los masteleros.

Las capitanías de puerto han sustituido la eficacia por la burocracia. Los papeles se revisan. Los documentos tienen que estar al día, pero los criterios de estabilidad y de seguridad no se controlan. Un barco puede tener supeditada su estabilidad a que navegue lastrado. O que su capacidad de desagüe en las cubiertas superiores sea suficiente. O que los haladores hidráulicos de las embarcaciones menores dedicadas a la pesca con nasas o palangre tengan las válvulas limitadoras de potencia precintadas?

Pero esos criterios no se comprueban y cuántas veces no se cumplen. Tan solo se revisan los «certificados». ¿Para qué más? Al fin y al cabo, la estabilidad dinámica ya se comprobó en el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (Cehipar)?

Y bien sabe Dios que, aun cumpliendo todos los criterios, en la mar no existe la seguridad absoluta.

Por eso, es necesario volver a poner en los puertos las tres banderas o las tres luces rojas verticales colgadas del penol de un mastelero, para evitar que alguien pueda salir de un puerto, que debía estar cerrado, pues se esperaban vientos de cien o más kilómetros por hora y las olas eran altas como edificios.

José Vicente Domínguez : Capitán de la marina mercante y capitán de pesca

Fuente. Lavozdegalicia.es

Escriba su comentario