Coag, Upa y Asaja convocan un paro nacional en noviembre ante la “ruina” del sector

agricultor_2.jpgHan denunciado que desde 2003 se han perdido 124.000 empleos en el sector, debido en parte a la subida de un 34,3 por ciento de los costes de producción

Los sindicatos agrarios y ganaderos Coag, Upa y Asaja han convocado un paro nacional los próximos 20 y 21 de noviembre, que culminará con una manifestación en Madrid el segundo día, para protestar por las condiciones que están llevando a la “ruina” al sector, con un descenso de su renta del 26 por ciento. LA VERDAD


En rueda de prensa, los responsables regionales de estas tres organizaciones en Murcia, Pedro Lencina, Marcos Alarcón y Alfonso Gálvez, respectivamente, que han estimado que en la manifestación de Madrid participarán unas 100.000 personas, han denunciado que desde 2003 se han perdido 124.000 empleos en el sector, debido en parte a la subida de un 34,3 por ciento de los costes de producción, que representan ya un 86 por ciento de la renta agraria final.

Tras recordar que los precios en origen han descendido en un año desde un 61 por ciento en el caso del limón o la sandía hasta un 27,5% en el de la leche, pasando por el 49,4% en el del aceite de girasol, el 38,5% en el del melocotón o el 48% en el de las patatas, han acusado a las grandes cadenas de distribución de prácticas de oligopolio, amparadas por la Comisión Nacional de la Competencia.
Han recordado la congelación de las ayudas compensatorias de la PAC, tras el recorte del 10 por ciento de su presupuesto tras la última reforma, la desaparición de los mecanismos de intervención y la no aplicación del principio de preferencia comunitaria, lo que deja al sector “expuesto a importaciones masivas sin control de calidad y seguridad y una gran volatilidad de precios y costes”.

En este sentido, reivindican que en los contratos de importación de productos extracomunitarios se incluyan esas garantías y cláusulas sobre condiciones laborales, sociales o medioambientales.
Para justificar su exigencia de una regulación del mercado que consiga precios justos para los agricultores, han aludido a la gran intervención de salvamento del sistema financiero mundial provocada por la crisis económica, de mucha mayor envergadura que la que sería necesaria para paliar la crisis del sector agrario y ganadero.

Han solicitado también al Gobierno central la creación de mesas de fiscalidad, relaciones comerciales, costes de producción, financiación, energías renovables y PAC, así como la creación del Consejo Agroalimentario del Estado y del Comité Asesor Agrario.

En la de relaciones comerciales debería abordarse, a su juicio, un cambio de las leyes de contratos tipo, para definir entre las partes precios mínimos de compra de los productos agrícolas y ganaderos ligados a los costes de producción; de interprofesionales, para lograr acuerdos de gestión del mercado, y de comercio minorista, para regular los plazos de pago a los productores.

Además, han pedido que el Instituto de Crédito Oficial dé nuevas líneas de crédito para inyectar liquidez en el sector y que se refinancie la deuda de otras líneas de préstamo de ese organismo.
Respecto a la PAC, han pedido un presupuesto suficiente a partir de 2013 y la modificación del Organización Común de Mercados única, y en el apartado fiscal, el incremento del IVA compensatorio a los ganaderos, la aplicación de este impuesto reducido a los insumos agrarios y un gasóleo profesional con tarifa especial.

Según sus denuncias, desde 2000 los precios de los alimentos han subido el triple que las rentas de los agricultores, lo que da cuenta de “la especulación y de un funcionamiento del mercado capitalista que no responde al esquema de la oferta y la demanda”.

Escriba su comentario