CE prevé un aumento de la producción agrícola en la UE en 2014 por la mayor demanda de bioenergía

La política europea a favor del uso obligatorio de biocombustibles y de energías renovables como la biomasa favorecerá a la producción agrícola, que de manera general crecerá de aquí a 2014, según el estudio que difundió hoy la Comisión Europea. El documento prevé repuntes en cereales y oleaginosas, aunque no en el del azúcar, a pesar de que la competitividad del nuevo sistema también se basa en las energías limpias.
 

El Ejecutivo comunitario dio a conocer este martes las conclusiones del estudio de perspectivas de la producción agrícola y ganadera de la UE entre 2007 y 2014. En términos generales, afirma que “la producción de la bioenergía representa una de las mayores oportunidades para la agricultura de la UE a medio y largo plazo”. Se refiere en concreto a la obligación que tendrán los países de utilizar un 10% de biocombustibles para 2020 en sustitución de las energías fósiles.

Constata que las importaciones que realice la UE desde países terceros solo representarán el “20%” de la producción de biocarburantes, por lo que el resto deberá suplirse con la producción europea.

En concreto, el análisis señala que la producción de cereales pasará de los 270,9 millones de toneladas previstos para este año a 299,9 millones en 2014. La producción de trigo pasará de 128,6 millones de toneladas en 2007 a 147,6 millones en 2014, y la de oleaginosas, de 26,2 millones en 2007 a 34,6 en 2014.

Se espera que también aumente el ingreso agrícola en un 21% entre 2006 y 2014, aunque con diferencias entre los 15 antiguos países de la UE, los 10 que entraron en mayo de 2004 y los dos últimos en llegar, Rumania y Bulgaria. El crecimiento de la UE15 será “más moderado”, con un incremento de 9,9% entre 2006 y 2014, mientras que se prevé que el crecimiento en la UE10 llegue al 24,9% y de la UE2 al 71,8% en 2014.

En su estudio, la Comisión afirma que “se prevé que el uso doméstico de cereales aumente ligeramente gracias a la demanda emergente de bioetanol y biomasa” y añade que “la UE también se beneficiaría de manera creciente de la ascendente demanda mundial y del precio relativamente alto apoyados por el fortalecimiento del dólar a medio plazo”.

Indica que “el uso doméstico de cereales está previsto que crezca gracias al crecimiento de la emergente industria del bioetanol y la biomasa”.

Por lo que respecta al sector de las oleaginosas, también se prevé que se incremente la productividad, por las “favorables condiciones” de los mercados mundiales y “el incremento de la demanda de biocarburante en la UE”. Bruselas indica que la demanda crecerá en más de 18 millones de toneladas hasta 2014 gracias a “la creciente demanda de biodiesel”.

AZUCAR

Por el contrario, el comportamiento previsto de la producción de azúcar indica una disminución de 16,1 millones de toneladas previstos para este año a 15,6 millones para 2014. Este sector está sometido a una reforma que prevé una drástica reducción de la producción y que terminará al final del periodo de estudio.

En este escenario, el documento señala que la producción azucarera se mantendrá “fuerte” en Francia, Alemania, Reino Unido y Polonia, con una competitividad que dependerá de su capacidad de reestructurarse-. Indica que las regiones más competitivas se encontrarán en Francia, Alemania y Bélgica porque parecen más “apropiadas para la producción de biocarburante”. Por el contrario, advierte que “en el corto y medio plazo, la producción de remolacha caerá en las regiones menos competitivas”.

En general, estima que la reestructuración “impulsará la competitividad del azúcar europeo y la industria del etanol”. “En los próximos siete años, los precios mundiales para el azúcar se mantendrán relativamente altos en relación con al emergente demanda de bioetanol”, señala.

LACTEOS

Por lo que respecta a los productos lácteos las previsiones de la Comisión para 2014 indican que la producción de leche se expandirá a un nivel “modesto” en el corto plazo para “declinar gradualmente” a los 148,2 millones de toneladas en 2014. También se prevé una disminución del ganado lechero de 24,2 millones de cabezas en 2006 a unos 22 millones en 2014.

Se espera que el queso continúe con su expansión a un ritmo del 10%, aunque, “debido a una menor cantidad de leche y al incremento de la producción de productos lácteos de alto valor añadido”, estos productos de lechería “continuarán su declive”. Para la mantequilla, se prevé un declive de la producción de dos millones de toneladas.

En cuanto a la ganadería, la Comisión tiene expectativas “relativamente positivas” para la carne de pollo y de cerdo, mientras que la ternera seguirá descendiendo. El consumo general de carne crecerá de los alrededor 84 kilos por persona en 2006 a 86,7 kilos en 2014. El cerdo se mantendrá como la carne preferida -por el 50% de los consumidores europeos_, seguida del pollo, que podría llegar a un 28% de preferencia, lo que supone un aumento de 1,8%.

Fuente. finanzas.com

Escriba su comentario