CAPSA dejará de recoger 30 millones de litros de leche navarra al año

interrogacion.gifEL COMERCIO DIGITAL – Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA), principal accionista de Central Lechera Asturiana, se plantea rescindir el contrato que tiene con 46 explotaciones ganaderas de Navarra, por lo que dejará de recoger la leche que producen a partir del jueves 1 de abril, según el anuncio realizado en esa comunidad por la organización agraria UAGN. La compañía alega «una reestructuración de la línea de recogida» como motivo principal que le lleva a tomar esta medida, que afecta a unas explotaciones con una producción media superior a las de Asturias, según fuentes del sector. Producen unos 30 millones de litros de leche al año, casi el 25% de la producción total de la comunidad foral.

La compañía ha aumentado en los últimos meses el volumen de recogida de leche en Asturias debido a la reciente incorporación de nuevos ganaderos a la cooperativa y a la readmisión de los expulsados. Hay que recordar que a finales de 2009 Central Lechera Asturiana aprobó en asamblea una reforma estatutaria que favorece la incorporación de nuevos ganaderos y mejora la liquidación de los socios pasivos autorizándoles a traspasar sus participaciones a sus hijos, un supuesto que hasta ese momento sólo se permitía a los activos.

Sin embargo, el incremento de leche recogida en el Principado, que algunos ganaderos sitúan en el entorno de los 10 millones de litros anuales, es, de momento, insuficiente para compensar el recorte previsto en las explotaciones navarras, por lo que es previsible que la compañía adopte decisiones que le ayuden en los próximos meses a compensar este déficit. Y es que la intención de CAPSA es seguir creciendo. Hace unos días la compañía anunció que su objetivo es incrementar su volumen de ventas de leche líquida un 10% durante el presente ejercicio y obtener un crecimiento próximo a ese porcentaje en el resto de categorías en las que opera (nata, mantequilla y derivados lácteos). De este modo, la empresa mantendría el ritmo de crecimiento del segundo semestre de 2009, cuando ganó cuota de mercado en todos los segmentos (hasta alcanzar un 15,6% en leche) y registró aumentos de dos dígitos en el volumen de ventas, a pesar del contexto de crisis y contracción general del consumo.

Preocupación en Navarra

Tras conocer los planes del grupo en lo que a recogida de leche en Navarra se refiere, la organización agraria UAGN ha mantenido contactos con la propia compañía a la que le ha solicitado que «retire su anuncio o que retrase la fecha de fin de recogida hasta que los ganaderos encuentren otras opciones de compra». UAGN se ha puesto en contacto con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, el departamento de Desarrollo Rural y Asaja, a quienes ha transmitido su preocupación por «esta situación tan grave en un sector que está en crisis» y ha denunciado que para esta organización «supone una forma de ahogar más al ganadero, y de obligar a que baje todavía más el precio de la leche». En opinión de UAGN, «no hay derecho a que se rescinda el contrato a estas explotaciones que han hecho grandes inversiones para modernizarse, que crean trabajo y que producen leche que cumple con todos los requisitos de calidad, y que, por contra, se esté importando leche de otros países sin los mismos controles sanitarios exigidos en la comunidad».

Según datos de la consultora Nielsen, Central Lechera Asturiana cerró 2009 con una cuota de mercado del 14% en leche, por delante de Puleva (8,9%) y Pascual (7,8%). En noviembre pasado, las marcas blancas tenían una penetración superior al 50% en este mercado.

La ampliación de su cuota de mercado -en torno al 2%- en un ejercicio marcado por la recesión fue posible gracias a la suma de diferentes acciones: por un lado, una campaña masiva de publicidad realizada en el segundo semestre que resaltaba el abaratamiento del precio de venta de la leche de 10 céntimos por litro para adaptarse a las circunstancias del consumidor y, al mismo tiempo, se comprometía a mejorar la calidad.

La compañía láctea dispone de plantas industriales, además de en el Principado, en Galicia, Cataluña, Baleares y Madrid. Con una facturación de 851 millones en 2008, la empresa cuenta actualmente con más de 1.400 trabajadores y recoge cerca de 9.000 millones de litros al año a sus ganaderos abastecedores.

Escriba su comentario