Buitres: antología del disparate

fletxa.gifEL PAIS РVa por ovejas, buitres y ganaderos. Los buitres han devorado la muerte, pero desde hace cinco a̱os es a ellos a quien la muerte por hambre devora.

Gratis e higiénicamente hicieron lo que no hacen las empresas de recogida de reses muertas nacidas al abrigo de un negocio que cuesta al año 150 millones de euros y da beneficios privados a empresas creadas con capital público. Beneficios a costa de buitres hambrientos y muertos y ganaderos abandonados por ración partida.

Con esta nueva situación, los ganaderos pierden reses en los “ataques” de hambre de las aves y, además, por razón más de negocio que de otra índole, no pueden cuidar de la biodiversidad como sabia y sosteniblemente han hecho toda la vida, dejando su res muerta a disposición de la naturaleza. Acto esencial puntal de vida para un sinfín de especies.

Y a tanta crisis y austeridad anunciada se queman las reses muertas y se descarta al buitre como opción de ahorro. Eso sí, se indemnizarán los daños que su hambre cause.

Verdaderamente, es un caso para la antología del disparate y el despilfarro.

Acabemos no sin recordar el ralo futuro de la ganadería extensiva, cuya agonía de hoy es la de cielos y pueblos mañana.

 

Escriba su comentario