Bruselas propondrá mantener la veda de la anchoa en el Golfo de Vizcaya

Arrantzaleak_2007061421330806xm1.jpegComisión Europea (CE) propondrá el lunes, día 10, mantener la veda de la anchoa o bocarte en el Golfo de Vizcaya al menos durante el primer semestre de 2009, han informado hoy fuentes comunitarias.

Bruselas planteará que el caladero de la anchoa del mar Cantábrico permanezca cerrado por lo menos hasta que los datos demuestren que hay la «abundancia suficiente» de la especie como para reabrir la pesca y así lo prueben los datos disponibles «en primavera».

De esta forma, la CE seguirá las recomendaciones del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), que aconsejó mantener la veda de la anchoa en el mar Cantábrico por lo menos hasta julio de 2009, debido a la situación crítica de este recurso.

La Comisión presentará el lunes su proyecto sobre los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas pesqueras para 2009 de las especies de más valor comercial, que serán negociadas por los ministros de Pesca de la UE entre los días 17 y 19 de diciembre.

Según fuentes del sector, la CE tiene previsto proponer reducciones de cuotas en otras especies, siguiendo las recomendaciones del CIEM y por ejemplo en el caso de la anchoa en el Golfo de Cádiz baraja una rebaja del 15% en las capturas.

La veda de la anchoa en el Golfo de Vizcaya -recurso que explotan pescadores de España y Francia- ha sido una de las cuestiones más polémicas en las negociaciones de TAC y capturas durante los últimos años en el Consejo de Pesca de diciembre, en el que las cuotas se deciden tras negociaciones maratonianas que acaban de madrugada.

Desde hace más de dos años, la captura de la anchoa en el mar Cantábrico está prohibida, aunque en 2007 hubo una campaña experimental.

Respecto a otros recursos de interés para la flota española, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés) ha pedido esta semana que la UE prohíba la pesca de merluza en aguas ibéricas (desde el mar Cantábrico al Golfo de Cádiz), para conseguir así su recuperación.

EL CORREO

Escriba su comentario