Berriz y Salvatierra estudian la apertura de sendos mataderos

Los proyectos no cuentan por ahora con apoyo del Gobierno
 
La rebelión de los pequeños mataderos se consolida de forma imparable, pese a las nulas ayudas del Gobierno vasco. La sociedad Erralde, que gestiona el matadero de Durango, espera que esta semana el Ayuntamiento de Berriz dé vía libre a su traslado a esta localidad. A su vez, Haragi Artean, sociedad formada por carniceros, tratantes y ganaderos de Álava, negocia crear una nueva instalación en Salvatierra.


Motivos para la falta de apoyo 
2007 se ha convertido en el año del renacer de los pequeños mataderos frente al buscado monopolio de Gurokela. El Gobierno decidió en 1997 mirar al modelo de explotación ganadero y cárnico catalán, de perfil más intensivo. Pero este sistema empieza a hacer aguas y a ser criticado en privado incluso por altos cargos del propio PNV, que controla el departamento de Agricultura, Pesca y Alimentación. El principal impulsor del modelo fue el entonces viceconsejero de Agricultura, Asier Albizu, hoy al frente de los laboratorios públicos Neiker.

Gran parte sel sector primario vasco,encabezado por el sindicato ENHE, se ha opuesto a la pieza angular del mismo, la sociedad Gurokela, puesta en marcha en 2004, por guardar demasiadas similitudes con lo que había sucedido en el sector lácteo con Iparlat, una empresa donde el peso del ganadero ha ido disminuyendo progresivamente.

Gurokela 2004, sociedad participada por Gurokela (60% del capital) y la privada Mafrialsa, gestiona el mayor matadero de Euskadi, en el barrio bilbaíno de Zorroza. Gurokela está participada a su vez por 263 ganaderos y el Ejecutivo, que posee el 23,9% de las acciones. Según los datos aportados por el Departamento de Agricultura en el Parlamento, el 80% del ganado vacuno que se mata en Zorroza es de fuera de Euskadi.

Gurokela, que se vendió como una bendición para el sector, vive de espaldas al propio sector y con grandes subvenciones. Los ganaderos están apostando por otras vías. Primero evitaron el cierre del matadero de Oñati y ahora han logrado dar estabilidad al de Durango, que sacrificó el pasado mes de junio 565 cabezas de bovino, todas procedentes de Euskadi, de las que 181 se comercializaron con el certificado de calidad label Euskal Okela. En total en Euskadi se mataron ese mes 6.745 reses de las que 2.595 (320 con label) corresponden a Gurokela.

4 millones de inversión
Erralde, que agrupa a catorce ayuntamientos vizcaínos, ha colocado a Durango en el camino de la viabilidad y prepara su obligado desplazamiento a Berriz, donde ya ha presentado su plan para construir unas nuevas instalaciones. La previsión es que esta semana el Ayuntamiento dé luz verde a una inversión de cerca de cuatro milones de euros.

La iniciativa de Erralde tiene un seguidor claro en Álava, el proyecto de Haragi Artean. Marcelino Unzalu, uno de sus promotores, asegura que hasta el momento sólo han recibido el apoyo de la Diputación de Álava para realizar el plan de viabilidad. Sobre su proyecto el Ayuntamiento de Salvatierra estudia edificar un matadero de titularidad municipal. El alcalde, Iñaki Beraza, dice que todavía hay mucho que hablar, pero ya ha presentado una primera oferta de alquiler a Haragi Artean -la sociedad impulsora, formada por ganaderos de la UAGA, carniceros de Aselcar (el 80% de los alaveses) y tratantes-.

Unzalu cifra la inversión en el matadero en 2,7 millones de euros. La capacidad de las instalaciones serviría para sacrificar en torno a las 500 cabezas mensuales.
Motivos para la falta de apoyo
“¿Qué motivos justifican la falta de apoyo…?”. El consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación, Gonzalo Sáenz de Samaniego, deberá tratar de nuevo un tema que no le gusta excesivamente, el de los mataderos vascos, porque así se lo ha requerido en dos preguntas parlamentarias el socialista José Luis Anda. Sáenz de Samaniego afirmó el pasado febrero, con motivo de la presentación de Itxasmendikoi, que para que su departamento apoye “este tipo de actividades deben tener una garantía y una solvencia económica”. El matadero de Durango, impulsado por municipios y ganaderos de la comarca, ha demostrado en sus cinco meses de andadura que el proyecto es viable. El futuro matadero de Álava cuenta con un plan que apoya su viabilidad y prepara su implantación en Salvatierra. Ninguno de los dos ha recibido ningún tipo de apoyo por parte del Ejecutivo, más bien al contrario, según fuentes del sector.

Anda ha presentado dos preguntas prácticamente calcadas: una sobre el proyecto alavés, impulsado por la sociedad Haragi Artean, y otra sobre el matadero de Durango, Erralde. En ambos casos pregunta cuáles son “los motivos que justifican la falta de apoyo” del Departamento de Agricultura. Junto a esta pregunta demanda al consejero si tienen intención de “apoyar la consolidación” de ambas iniciativas.

En la presentación de las dos preguntas, Anda relaciona este “nulo apoyo” con el respaldo del departamento a otras infraestructuras, en referencia a Gurokela. A su juicio, esta política contraviene la igualdad de oportunidades y está “condicionando peligrosamente el futuro de otras alternativas empresariales”, que no comulgan con los criterios del Gobierno.
Fuente.elpais.com

Escriba su comentario