Atuneros españoles y franceses se dirigen a Seychelles como protesta por los intentos de secuestro

zp_pino3.jpgLos 24 atuneros españoles –en su mayoría vascos– que faenan en aguas del Índico, ocho barcos de soporte para estas naves y 18 atuneros franceses, se dirigen al puerto Victoria de las Seychelles para permanecer allí fondeados como medida de protesta contra los últimos intentos de secuestro llevados a cabo por piratas somalíes. Se espera que entre mañana y el martes queden atracados todas las naves.

geroa_sss.jpgMentiras Socialistas

EL CORREO. Según informaron desde un atunero de Bermeo que faena en la zona del Indico, nada más conocerse ayer el ataque con granadas por parte de piratas contra un atunero francés que pudo huir, sólo con daños materiales, de un intento de secuestro, el resto de naves de ese país decidieron volverse a puerto para denunciar la inseguridad en la que desarrollan su trabajo.

Este ataque se suma al intento de secuestro del atunero de Bermeo “Playa de Anzoras” llevado a cabo esta misma semana. Por ello, tras mantener conversaciones los atuneros españoles y franceses, en las que también participaron los armadores y las empresas, se decidió de forma “unánime” volver a puerto como medida de presión, a la espera de que las autoridades españolas y francesas se decidan a enviar algún tipo de dispositivo de vigilancia y protección de los atuneros y sus tripulaciones.

Esta parada “preventiva” puede llegar a afectar en un 30 ó 40% de todas las capturas del año”, ya que en estas fechas es cuando se pesca el “grueso” de túnidos del año.

Sin nuevos ataques

En las últimas horas no se ha dado ningún otro tipo de intento de secuestro, ya que desde que se conoció el ataque al atunero francés, los barcos se alejaron a toda máquina de la zona para evitar ser capturados.

A pesar de amarrarse a puerto, los tripulantes han señalado que deben ser los armadores, a través de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (ANABAC), los que se pongan en contacto con las autoridades pertinentes para exigir protección para los barcos. “Nosotros desde aquí poco podemos hacer”, han señalado.

Por otra parte, sospechan que los piratas cuentan con varios barcos nodriza que portan lanchas rápidas. “Se aproximan a los barcos y cuando están a una distancia corta, arrían las lanchas y abordan la nave”, han indicado, para advertir de que “si son actos de piratería, no están protegidos por ningún organismo nacional”. “Aunque estén en aguas de Somalia, está reconocido en el derecho internacional que se pueda actuar contra ellos”, han agregado.

En este sentido, los tripulantes de los atuneros han precisado que “no hay un gobierno somalí propiamente dicho que pueda reclamar en caso de que un barco de guerra entre en sus aguas, porque están en plena guerra civil, y no hay quien dé ningún tipo de orden”.

“Frustración e indignación”

Ante este panorama, el estado de ánimo de los tripulantes españoles es de “frustración e indignación”, aunque se hallan “más tranquilos” porque saben que van a entrar en puerto. “Antes veíamos como un cúmulo de circunstancias malas para que te tocase la mala suerte de que te atacasen, pero ahora ya no se ve tan lejano. No ya preocupación por el buque, sino por las personas. Aquí hasta que no ocurra una desgracia no se va a tomar ninguna determinación”, han lamentado.

Se da la circunstancia de que los dos primeros meses de campaña de túnidos en el Índico han sido “nefastos” para las naves españolas y francesas, con unos precios del gasóleo “desorbitados” y unas capturas “ridículas”. “Así que las exigencias son máximas en este caso, no hay resultados y encima gastas un montón de dinero”, explicaron las citadas fuentes.

Hace tres semanas las capturas empezaron a ser como corresponde a esta época, la mejor para la pesca en el Indico y en la que se hace el “grueso” de las capturas del año. “Pero ahora nos encontramos con esto”, lamentaron, para explicar que ninguna nave ha obtenido mejor pesca que el año anterior, la mayoría “un poco peor”.

EL CORREO
FOTO GEROA

Escriba su comentario