ASTURIAS. Cuarenta días sin pesca para la bajura

ASTURIAS.jpgMedio millar de marineros y 250 embarcaciones artesanales de la región dejarán descansar los caladeros

El paro biológico para el sector asturiano de la pesca de bajura, acordado por el Gobierno regional y la Federación Asturiana de Cofradías, ha sido recibido con aplausos por el sector. Se podrán beneficiar 250 embarcaciones que practican una pesca ecológica por los artes selectivos que utilizan.

Y es que este paro biológico, que por sus características es pionero en España, viene a satisfacer una de las reivindicaciones más antiguas de este sector: tener los mismos derechos que ya disfrutaron los pescadores de volanta, cerco y de arrastre, además de palangreros de fondo de altura.

La pesca de bajura asturiana podrá acogerse a un paro subvencionado de cuarenta días entre lo que queda de este año y el próximo. Los barcos que se acojan a este medida tendrán una subvención de 4.000 euros y cada pescador recibirá 1.469 euros. En total, los marineros beneficiarios rondarán el medio millar.

Aunque inicialmente las embarcaciones que se acojan a este paro biológico tendrán que descansar veinte días este año y otros veinte el próximo, puede haber excepciones para no dejar desabastecidos los mercados regionales en la época de Navidad. Además, es cuando el pescado adquiere más valor. Por esta particularidad, si se inicia el paro el 31 de diciembre se podrá continuarlo durante el mes de enero.

Estas medidas para los profesionales de la pesca artesanal asturiana fueron valoradas de forma «muy positiva» tanto por el presidente de la Federación Asturiana de Cofradías de Pescadores, Dimas García, como por los patrones mayores de las cofradías consultadas por LA NUEVA ESPAÑA. Las especies más beneficiadas por este paro biológico serán las de mayor valor añadido, especialmente el marisco, la merluza, el pixín y los pescados de roca en general.

El patrón mayor de la cofradía de pescadores de Cudillero, Salvador Fernández, precisó que «la mar es muy agradecida, y todo lo que dejemos de pescar en este período lo vamos a notar en un futuro». Además, destacó que «por primera vez» la pesca de bajura ha sido escuchada. «Hasta ahora sólo contaban los grandes pesqueros a la hora de beneficiarse de los paros, y de nosotros nunca se acordaron», añadió. Una treintena de embarcaciones pixuetas podrán beneficiarse de este paro.

Salvador Marqués señaló que los pescadores de merluza del «pinchu» de Cudillero no se pudieron acoger al paro biológico de la especie porque sólo beneficiaba a las embarcaciones con una eslora de más de diez metros y que realizaran capturas superiores a los cinco mil kilos, pero siempre que pertenecieran al censo de palangre de fondo.

El patrón mayor de Llanes, Ángel Batalla, se pronunció en términos similares. «Ya era hora de que se acordaran de la bajura, que somos los eternos olvidados; porque hasta ahora todas las ayudas las llevaban los barcos grandes, como si fueran los únicos necesitados».

LNE

Escriba su comentario